La joven, de espaldas durante la entrevista.

La joven, de espaldas durante la entrevista. Telecinco

Sucesos

El calvario de la joven que trató de suicidarse tras ser violada por su abuelo: "Me hacía tocarle"

La joven teme tener que encontrarse de nuevo por la ciudad con él. Con el hombre que la violó cuando era solo una niña. 

"Me hacía tocarle y me obligaba a hacer cosas que yo... no me sentía bien". Una joven de Alicante fue violada por su propio abuelo desde los 8 a los 16 años. Hasta que se atrevió a contárselo a sus padres. Algunos meses después, el individuo saldrá de la cárcel. El calvario que ha vivido la chica a lo largo de estos años queda plasmado en una entrevista reciente. Incluso ha tenido que superar diversos intentos de suicidio.

La joven teme tener que encontrarse de nuevo por la ciudad con él. Con el hombre que la violó cuando era solo una niña. Y que, además, era de su propia familia. Según narra la familia de la chica a Telecinco, el miedo que tiene ahora es que su agresor, que sale de prisión, vuelva a cruzarse en su camino.

La joven, en conversación con el citado medio, dice que se intentó quitar la vida en diversas ocasiones.  Muchas de ellas antes de contárselo a sus padres. Es precisamente su progenitor el que relata cómo vivieron lo sucedido.

Al principio no sabían lo que le ocurría a la pequeña. Pronto comprendieron el calvario por el que estaba pasando. En una ocasión, dice el padre, la  joven pasó por "una crisis muy fuerte". "Intentó saltar del coche en marcha". Su madre la salvó al conseguir retenerla.

"Se pasaba todo el día en el lavabo"

Sin embargo, la chica lo volvió a intentar de nuevo. Una y otra vez, en esa casa, se vivieron situaciones extremas. En una nueva ocasión la joven trató de arrojarse por la ventana, desde el balcón de la casa. "Se pasa todo el día en el lavabo. Lavándose las manos constantemente, de forma compulsiva. Hasta el punto de hacerse heridas". 

No sabían qué era lo que le pasaba. Así que ambos, padre y madre, movieron cielo y tierra para intentar sonsacarle qué era lo que le ocurría a su hija.  En varias cartas, escritas a mano, la joven terminó por revelar el infierno que había vivido. 

Esa confesión dio pie a que se precipitasen los acontecimientos. La familia denunció al abuelo. Este entró en prisión. No ha pasado ni un año entre rejas y parece que podría salir de nuevo a la calle. La joven víctima tiene miedo de lo que pueda pasar. "Si ya sabe lo que es saltarse la orden de alejamiento, ahora que ya sabe lo que es la cárcel, se la va a saltar mucho más".