Daniel Pittet (i), autor del libro, junto al cardenal Ricardo Blázquez.

Daniel Pittet (i), autor del libro, junto al cardenal Ricardo Blázquez. César Cabrera Efe

Sociedad

Blázquez reconoce que la Iglesia no ha reaccionado "debidamente" a los abusos de menores

Así se ha expresado durante la presentación del libro 'Le perdono, padre. Sobrevivir a una infancia rota' escrito por Daniel Pittet, víctima de un cura pederasta.

Noticias relacionadas

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el cardenal Ricardo Blázquez, ha señalado esta tarde que en la Iglesia no "se ha reaccionado con frecuencia debidamente" frente a los abusos sexuales a menores.

Así lo ha manifestado Blázquez durante su intervención en la presentación el libro de Daniel Pittet titulado Le perdono, padre. Sobrevivir a una infancia rota, en el que el autor, víctima de un cura pederasta, narra su testimonio.

"Me parece que este libro es un ejercicio de verdad, después de tantas ocultaciones y sufrimientos", ha dicho el cardenal, al tiempo que ha reconocido que testimonios como el de Pittet "hacen caer el muro de silencio que ahogaba los escándalos y que ahora sirven para proyectar luz sobre una sombra de la Iglesia".

Estas últimas palabras son las mismas que ha utilizado el papa Francisco en el prólogo de este relato autobiográfico.

Blázquez ha expresado que en este campo se debe actuar con verdad y libertad, con "tolerancia cero" y defendiendo siempre la dignidad de los débiles y humillados.

A través de un traductor, Pittet -bibliotecario en Suiza- ha explicado que él pudo perdonar al cura que abusó de él durante años, al que ha calificado como "cerdo", un perdón que, a pesar de que no le ha resultado fácil, le ha permitido ser "un hombre libre".

El autor ha indicado que el 99% de los sacerdotes "hacen bien su trabajo y son personas ejemplares", si bien, el 0,1% de los abusos a menores se han producido en la Iglesia.

En la presentación también ha intervenido el delegado de la Compañía de Jesús en Madrid, Pablo Guerrero, quien ha confesado que se ha sentido "avergonzado" al leer algunos párrafos del libro, puesto que en él ha encontrado "dolor", aunque también "agradecimiento, valentía, riesgo, denuncia y fortaleza".

Siguiendo esta misma línea se ha manifestado el consejero delegado del Grupo de Comunicación Loyola, José María Rodríguez, que ha abogado por la necesidad de ayudar a las víctimas.