Mariló Montero durante su intervención en el programa de Cuatro

Mariló Montero durante su intervención en el programa de Cuatro Mediaset

La Jungla 'TRENDING TOPIC'

La metedura de pata de Mariló Montero al indignarse por el pin de Pablo Iglesias y Garzón

En La Jungla. La presentadora criticó que acudiesen a la toma de posesión con sendas insignias en memoria de los presos políticos en campos nazis.

Noticias relacionadas

Mariló Montero ha sido una de las invitadas de honor este pasado lunes en el primer aniversario de Todo es mentira, el programa que presenta Risto Mejide en Cuatro. La presentadora de Canal Sur no ha defraudado en su aparición televisiva y su nombre no tardó en subir a lo más alto de las tendencias de Twitter después de su contundente crítica a Pablo Iglesias y Alberto Garzón

Ambos acudieron a la toma de posesión de sus cargos como vicepresidente y ministro, respectivamente, con un pin antifascista en la solapa. Se trata del triángulo rojo invertido que se porta en recuerdo de los presos políticos que padecieron en los campos de concentración de la Alemania nazi, donde se les marcaba con este símbolo.

Para Montero resulta una insignia "de extrema izquierda" que habría echado por tierra las supuestas maniobras de ambos políticos por moderar su discurso político: "Todo lo que se había blanqueado se ha delatado en su trabajo de ascensión hasta el Gobierno", argumentó la presentadora.

Presos políticos

A Mariló, sin duda, el símbolo le ha sorprendido, y eso que cientos de tuiteros de izquierdas lo llevan puesto al lado de su nombre en la red social; pero a ella lo que le ha indignado sobremanera es que, como le dijo a Mejide, "habéis hecho la alegoría de que con Vox se vuelve a la Reconquista, se incentiva el miedo social. A ver si hacemos un vídeo sobre los que llevaban ese pin en los campos de concentración, asesinados y matados. No es ni para bromear":

Risto, que procuraba mantener la compostura, le preguntó finalmente por qué estaba tan escandalizada con que fuesen contra el fascismo y ella sentenciaba que "es extrema izquierda. Son símbolos que hablan gravemente". "¿Crees que hacía alusión a algún partido español? Podría ser simplemente antifascismo por los presos comunistas en los campos de concentración nazi", volvía a preguntar Mejide.

"Cuando vas a una toma de posesión de un cargo, que es un acto muy serio, hay que respetar mucho las formas", insistía Mariló antes de que el presentador volviese a la carga: "Pero, ¿dónde está la libertad?". "La libertad -contestó ella- está en prometer y jurar. Si se ha quitado el símbolo del crucifijo, no te pongas símbolos. Si te los pones, y es libre de ponérselo, se delata en su espíritu ideológico".

La conversación pasó a abordar otro tema tiempo después, pero antes Risto quiso saber si no estaba bien que Iglesias y Garzón fueran antifascistas a ojos de la presentadora y ella sentenció de esta forma: "Hombre, pero comparar el antifascismo con una ideología que no existe en España...". Desde luego, la primera impresión que se desprende es que Montero se metió en un jardín del que no supo muy bien cómo salir. 

Los tuiteros, sin embargo, tenían preparado todo un arsenal para ella sin ninguna piedad:

Incluso, habían tirado de hemeroteca recordando los momentos más hilarantes de la presentadora en antena:

[Más información: Lorena Durán, la modelo 'curvy' sevillana de Victoria's Secret que escandaliza a las redes]