La Jungla

Por qué el vídeo de Kevin Spacey es lo más enfermizo que ha pasado en YouTube

En la Jungla. Unas horas antes de Nochebuena Kevin Spacey sorprendía al mundo con un extrañísimo vídeo en el que volvía a interpretar a Frank Underwood defendiéndose de unas acusaciones que valían tanto para el personaje como para él.

Nadie, en su sano juicio, puede negar que Kevin Spacey es un actor extraordinario, uno de los mejores de su generación. Pero este último año no ha sido precisamente el mejor de su vida. Su carrera, que posiblemente estaba en el punto más alto gracias al exitazo de House of Cards, se desmoronó como un castillo de naipes ante la denuncia de acoso sexual de Antony Rapp, quien aseguró que Spacey se había lanzado desnudo sobre él en la habitación de un hotel.

Unas horas antes de Nochebuena, la actividad de las redes sociales de Spacey volvía a la vida tras más de un año de silencio. Y lo hacía con un vídeo que solo se puede explicar si quien lo realiza es un completo y absoluto psicópata, o si ha perdido totalmente la cabeza. Como contexto, unos minutos después del vídeo aparecía la noticia de que un juez había decidido procesar al actor por otro caso de abuso sexual a un menor, al que supuestamente compró "bebida tras bebida" a pesar de no tener la edad legal para beber para después "asaltarlo sexualmente", según las declaraciones de la madre de la presunta víctima.

El título ya es un juego de palabras "Déjame que te sea franco", en inglés "franco" se pronuncia igual que "Frank", el nombre de su personaje en House of Cards. En él vemos a Spacey/Underwood defendiéndose de unas acusaciones con unos argumentos que podrían valer tanto para el actor como para el personaje a través de un monólogo mirando a cámara tan habitual en la serie.

Todo el mundo tiene derecho a defenderse, solo faltaba. ¿Qué tipo de persona es capaz de, en un momento como este y ante unas acusaciones tan graves? ¿Qué le pasa por la cabeza a alguien que decide que la mejor forma de defenderse es a través de un personaje que es un psicópata? Incluso si eres inocente -que puede que lo sea, todavía no ha sido condenado- no es la mejor forma de dar una imagen de equilibrio mental.

"Quieres que vuelva", dice Spacey, tras algunas referencias al absoluto y total desastre que fue la última temporada de House of Cards en la que él ya no aparecía tras el asesinato -entre temporadas- de su personaje. Ni siquiera el talento infinito de Robin Wright fue capaz de llenar el vacío que dejó su marcha y él parece mofarse de ello ¡cuando le han acusado de abusar de otro menor! En YouTube se han visto egos inflamadísimos, pero el de Spacey se lleva un premio especial.

La cuenta de Twitter de Spacey llevaba inactiva desde el 30 de octubre de 2017, cuando publicó un comunicado respondiendo a las denuncias de Antony Rapp. Eran unas denuncias de las que no había pruebas, sin embargo, Spacey parecía darlo por cierto, aunque se escudaba en el alcohol y en que no lo recordaba, además de pedir disculpas.

A continuación, y de forma muy poco sutil, dejaba caer que es homosexual, algo que muchos interpretaron era para desviar la atención. Visto el vídeo, puede que sí tenga la sangre tan fría como para usar su sexualidad como cortina de humo.

Igual que con Harvey Weinstein, rumores sobre la actitud sexualmente depredadora de Spacey ya circulaban por Hollywood. De hecho incluso habían llegado a protagonizar gags en series. Un ejemplo es el de esta escena de la cuarta temporada de Padre de familia, en 2005, en el que, tras una apuesta con Brian, Stewie corre desnudo por un centro comercial gritando lo siguiente:

El mismo Seth McFarlane, creador de la serie y doblador de Stewie, ya hizo un chiste en la ceremonia de nominación a los Óscar sobre Harvey Weinstein, algo que ha terminado por ser cierto. Tras anunciar las actrices que optarían al premio, dijo "felicidades, ya no tenéis que fingir que os atrae Harvey Weinstein".

Spacey fue despedido de todos los proyectos en los que participaba, llegando a ser sustituyendo su papel por Christopher Plummer en apenas unas semanas y con todo el material hecho con Spacey al frente:

De hecho, la única película que ha estrenado en 2018 ha sido posiblemente el fracaso de taquilla más espectacular de los últimos años: El club de los jóvenes billonarios recaudó únicamente 126 dólares en la taquilla americana. No 126 millones, ni 126 mil. 126 dólares. Menos que lo que vale un lápiz de Apple.

Visto el descalabro, es posible que la única forma que tener un poco de visibilidad es con pataletas frikis en YouTube. Y es que si ante las acusaciones que se le van acumulando su única defensa es que es un actorazo y que le queremos seguir viendo, la cosa en el juicio pinta mal para él.

Y casi mejor que sea así.