La Jungla

Cuando ser un niño sin brazos no te impide ser un maestro del bricolaje

En la Jungla. ¿Cuántas veces al día usas tus brazos? De forma casi continua, con toda seguridad. ¿Serías capaz de hacer una vida normal sin ellos? Sería dificilísimo. Pero estos chavales lo han conseguido...

Niño Dayon no tiene antebrazos, pero eso no le impide hacer absolutamente nada. Nació con focomelia, una malformación congénita que consiste en la ausencia de elementos oseos y musculares. Sin embargo, el chaval parece dispuesto a ponerse el mundo por montera, hacer lo que quiere y no lo que el mundo le limita.

Nacido en la región filipina de Kabankalan, hace gala de una enorme habilidad y de una sorprendente capacidad de adaptación, utilizando sus bracitos y su cuello es capaz de usar un martillo y un serrucho con mucha más efectividad de lo que haríamos muchas personas que aparentemente tenemos todos nuestros miembros.

Pero no solo se desenvuelve con soltura con martillos y serruchos, también con un hacha. Eso sí, parece que va a necesitar mucha paciencia para cortar ese tronco:

Es un buen estudiante, en el colegio destaca por su gran inteligencia. Monta en bicicleta y nada. Pero no solo eso: una de sus mayores aficiones es jugar con coches de juguete, pero su familia no tiene dinero para comprárselos, se los ha hecho él mismo, en un nuevo ejemplo de que no deja que ninguna dificultad se le ponga por delante.

Y es que cuando naces sin extremidades, tienes que encontrar nuevas formas de hacer las cosas, y hay niños que tienen una capacidad increíble para encontrar soluciones a sus problemas:

Un enorme ejemplo es Tiyo. Este chaval indonesio, nacido sin pies ni brazos, ha encontrado una peculiar forma de poder jugar a la PlayStation: usando su barbilla y sus hombros:

O este otro, determinado a subir por si solo las escaleras hasta el tobogán, y siempre con una sonrisa en la boca:

Tampoco podemos olvidar el caso de Isaac Lufkin, quien a pesar de no tener brazos se convirtió en una parte fundamental del equipo de fútbol de su instituto.

Y viendo como patea, puede soñar con la NFL tranquilamente.