El aspecto de Chessie antes y después del experimento en Instagram.

El aspecto de Chessie antes y después del experimento en Instagram.

La Jungla

Esto es lo que pasa cuando cambiamos para gustarle a todo el mundo

En La Jungla. El experimento que ha realizado esta instagramer deja al descubierto el daño que pueden hacer las críticas negativas que se propagan por las redes sociales. 

Si hay algo que de verdad da pereza de las redes sociales es la proliferación de haters y trolls. Sí, esas personas que creen que sus críticas son lo mejor que te ha pasado nunca y, por eso, no se callan ni debajo del agua. Aunque lo más efectivo para combatir a este tipo de personajes sea la callada por respuesta, si no contamos con la seguridad y personalidad suficientes para que sus comentarios nos la resbalen, podemos tener un gran problema de autoestima.

Esto es lo que ha querido trasladar en su campaña Cybersmile. Ha contado para ello con la colaboración de la bloguera Chessie King, una londinense que reivindica la belleza de los cuerpos reales a través de las redes. El objetivo de la iniciativa es poner el foco en los efectos negativos que los comentarios haters pueden tener principalmente en los jóvenes.

Así que Chessie puso su cuenta de Instagram en manos de la firma para realizar un experimento, contando con el apoyo de los expertos digitales de adam&eveDDB. La bloguera publicó un vídeo suyo en ropa interior en las stories y, a medida que iba recibiendo críticas, colgaba una nueva después de haber pasado por el Photoshop para adecuar su físico a las exigencias de los trolls.

"Estás muy gorda"

Cuando comentaban que estaba gorda, en la siguiente imagen aparecía esquelética. Si se metían con sus brazos, demasiado grandes, subía un vídeo con ellos reducidos a la mitad. Lo mismo con sus piernas y su rostro, hasta que al final del día el aspecto de Chessie nada tenía que ver con la realidad ni con el género humano.

Las imágenes permanecerán en la cuenta de Chessie durante todo este mes, mientras que las fotos del antes y el después del experimento se quedará en su perfil de forma permanente. “Esperamos que esta campaña ayude a las personas a entender que los juicios de los demás no las definen”, afirman desde Cybersmile.

Por su parte, la propia Chessie asegura que “los trolls pueden afectar a alguien de 16 años que tiene 100 seguidores o a una celebrity que tiene más de un millón de seguidores, con consecuencias muy graves”. Desde adam&eveDDB advierten que “las estadísticas que miden los efectos del ciberbullying, en particular en mujeres jóvenes, son sorprendentes”.

Desde que comenzó la campaña, apuntan desde la web de Cybersmile, Chessie ha recibido miles de comentarios sobre sus imágenes, que llegaron a más de 480.000 personas en las primeras 24 horas.