La Jungla

Will Smith está intentando convertirse en youtuber

En la Jungla. ¡Parad el mundo!El Príncipe de Bel-Air ya es youtuber. Abrió su canal el pasado mes de diciembre y las portadas de sus vídeos son dignas de El Rubius.

YouTube ha sido una plataforma que ha servido a muchos para saltar a la fama, incluso hay quien ha logrado dar el salto de la plataforma de streaming a la industria audiovisual. Ahora nos encontramos un caso extraño, el de una estrella de Hollywood que quiere convertirse también en una estrella de YouTube: el mismísimo Príncipe de Bel-Air, Will Smith.

El actor inauguró su canal poco antes de Navidad, con el primer vídeo publicado el pasado 19 de diciembre, pocos días después del estreno de su última película Bright,  la película más costosa de cuantas ha producido Netflix. Desde entonces ha publicado 5 vídeos. Unos días antes se abrió también una cuenta en Instagram, donde ya ha subido 40 fotos.

De momento, sus vídeos se están centrando en la promoción de Bright, sin embargo, por el formato no parece que el canal sea algo pensado únicamente para promocionar la película. De hecho, las imágenes que encabezan sus vídeos serían dignas de El Rubius (aunque habría que meter un "WTF" por ahí).

De hecho, el último vídeo que ha publicado hasta el momento no se menciona ni un momento la película, sino que es una lección casi filosófica sobre el fracaso y por qué no debemos tener miedo.

¿Y por qué una persona que puede llegar a ganar millones de dólares por unos meses de rodaje ha decidido meterse en el mundo de subir vídeos de forma continua? Siempre ha sido un artista muy polifacético. No olvidemos que también ha sido músico:

Will Smith fue uno de los actores más taquilleros de finales de los 90 y principios de los 2000, con hits como Independence Day, Men In Black, o Soy Leyenda, sin embargo desde esta última, que data de 2008, ha pasado una década sin grandes éxitos y con algunos sonados fracasos, como After Earth, película dirigida por M. Night Shyamalan.

Es posible que el actor quiera mantenerse al día con las nuevas tendencias -algo que encaja mucho con su personalidad- pero también podría darse que estuviera buscando una nueva vía de ingresos ante un hipotético descenso de su caché. No parece que se vaya a arruinar en los próximos días, pero nunca se es lo suficientemente precavido.

Hay que decir, también que no parece que YouTube sea una prioridad para el actor. Mientras que la mayoría de youtubers tratan de que sus vídeos sean más largos de 10 minutos, el más largo de los que ha subido el Príncipe de Bel-Air es de seis minutos y medio.

Ahora solo queda esperar a que publique un vídeo en aquel mítico taxi que olía a cuadra.