"Cuando ven que puedo hacer lo mismo que el resto todos se sorprenden". lizzy.dances Instagram

La Jungla

"Los estereotipos están para romperlos": la necesaria lección de una joven bailarina al mundo

En la Jungla. El vídeo de Lizzy Howell haciendo una demostración de baile clásico ha superado las 156.000 reproducciones convirtiendo a la adolescente de 15 años en todo un fenómeno viral.

A.R.S.

Lizzy Howell no es una bailarina más. Con apenas 15 años, esta joven ha roto con los estereotipos de la danza clásica demostrando que no hace falta tener un cuerpo esbelto para practicar baile clásico. Aunque aparentemente no parece que nos encontremos ante una bailarina al uso, esta joven norteamericana se ha convertido en todo un fenómeno viral mostrando al mundo que, pese a la anchura de su cuerpo y a su sobrepeso, puede ejecutar perfectamente los movimientos de un profesional.

Tras una década de ensayos y esfuerzo diario por aprender a dominar a la perfección los movimientos del baile clásico, Howell decidió comenzar a grabarse en vídeo para compartir los resultados de tanto trabajo con sus amigos y familiares, pero jamás se habría esperado la acogida que tendría uno de sus bailes al que tituló ‘Giros de lunes’.

turning monday¿ #ballet#turn#balletdancer#dancer#foutte

Un vídeo publicado por Lizzy 🤘🏼 (@lizzy.dances) el 21 de Nov de 2016 a la(s) 4:02 PST

Las imágenes, en las que podemos ver a la bailarina haciendo fouettés o giros enlazados con una pierna alzada seguidos sin problema alguno, fueron compartidas en el mes de noviembre y desde entonces han superado las 156.000 visitas. De hecho, pese a que Howell ya contaba con una buena cantidad de seguidores en su cuenta de Instagram, el famoso vídeo se compartió en otros cientos de perfiles de redes sociales elogiado su trabajo y como ejemplo de la diversidad que hay dentro del mundo de la danza, la cifra se empezó a disparar y actualmente supera los 45.700 seguidores.

Me encanta que me digan que soy una inspiración, me hace sentir orgullosa de mí misma y de lo que hago

Pese a que la joven reconoce que algunos médicos le han advertido que debería dejar de bailar si no quiere dañar sus articulaciones, la joven residente en Milford que lleva bailando desde los cinco años nunca ha abandonado su pasión y hoy puede enorgullecerse de estar rompiendo barreras gracias a la confianza que tiene en su cuerpo. “Cuando la gente ve a una bailarina gorda salir al escenario piensan que no va a poder hacer lo mismo que los demás. Luego me ven bailar, se dan cuenta de que puedo hacer lo mismo que el resto y todos se sorprenden”, explicaba la joven en Inside Edition.

i miss dance

Una foto publicada por Lizzy 🤘🏼 (@lizzy.dances) el 23 de Jun de 2016 a la(s) 1:36 PDT

“Me encanta que me digan que soy una inspiración, me hace sentir orgullosa de mí misma y de lo que hago”, confiesa. Claro que, pese a haberse convertido en un ejemplo y servir de inspiración a tantas personas, el camino no ha sido sencillo. A lo largo de su trayectoria como bailarina la adolescente ha recibido multitud de críticas, pero ha optado por tomárselas con humor como demuestra en este otro vídeo en el que deleita al público con un complicado ejercicio disfrazada de vaca que también acumuló cientos de miles de visitas.

demented 🐮 coming to steal yo man #tadacostumeweek2k16

Un vídeo publicado por Lizzy 🤘🏼 (@lizzy.dances) el 24 de Oct de 2016 a la(s) 4:02 PDT

“No debería importar mi peso, lo único que debería importar es mi pasión por la danza”, declaraba en el diario británico The Daily Mail donde, orgullosa de estar convirtiéndose en todo un ejemplo para miles de jóvenes de todo el mundo, enviaba un mensaje a todas esas personas que no se atreven a continuar con sus sueños por su aspecto físico. “Vas a tener que trabajar el doble para conseguir lo mismo que el resto, pero a la larga valdrá la pena demostrar que los ‘haters’ estaban equivocados. Haz lo que amas y no dejes que nadie te detenga. Recuerda que los estereotipos están hechos para romperlos”.