Reportajes

Los profesores cuestionan el nuevo Bachillerato del Gobierno: "Falta personal y creará desigualdad"

Educación ha propuesto a las comunidades un Bachillerato en el que el alumno pueda combinar todas las modalidades y crear un currículo propio. 

28 septiembre, 2021 02:45

"Es una opción múltiple, que queda muy bien de cara a la galería: para los alumnos, los padres... Pero lo que cabe preguntarse es, ¿hasta dónde es posible lo que propone el Gobierno tal y como estamos en los centros públicos educativos?". Esta es la reflexión que comparten varios profesores de Bachillerato, en conversación con EL ESPAÑOL, tras haber conocido este lunes que el Ministerio de Educación tiene preparadas para el próximo curso hasta cinco modalidades distintas de Bachillerato, en lugar de las tres actuales. 

Es la propuesta que la titular de Educación, Pilar Alegría, ha enviado a las comunidades autónomas para su posterior debate el miércoles en la Comisión General de Educación, un organismo técnico donde también se detallarán los cambios que pretende llevar a cabo el ministerio en las asignaturas del resto de cursos.

En Bachillerato, según el borrador al que ha tenido acceso este periódico, lo que plantea el Gobierno es volver a desdoblar la modalidad de Artes que eliminó la ley Wert y establecer una de Música y Artes Escénicas, y otra en Artes Plásticas, Imagen y Diseño.

La principal novedad, no obstante, tal y como tenía previsto la ley de Educación que el Gobierno aprobó en 2020, será un Bachillerato General, que combine el resto bachilleratos. En él, el alumno, además de las materias obligatorias, podrá cursar asignaturas de otras modalidades y diseñar su currículo a la carta. De este modo, la oferta en los institutos públicos estará compuesta por el Bachillerato de Ciencias; de Humanidades y Ciencias Sociales; de Música y Artes Escénicas; de Artes Plásticas, Imagen y Diseño y el General. 

Falta de profesores 

Un grupo de alumnos de la ESO en una clase.

Un grupo de alumnos de la ESO en una clase. Efe

Sin embargo, es este último el que los docentes ven difícil que se llegue a poner en práctica. En primer lugar, por la falta de profesorado. "Si se tiene que cubrir esa oferta con la plantilla de la que disponen la mayoría de los institutos, es imposible. Están racaneando en la contratación, con plantillas ajustadas para que el Ministerio pueda ahorrar... ¿Y ahora venden que el alumno podrá escoger opciones múltiples en el bachillerato?", critica una profesora de un instituto aragonés. 

Por otro lado, los maestros coinciden en que el Bachillerato General creará desigualdad. Pues de darse esta posibilidad, habrá alumnos que tengan más opciones dependiendo del instituto en el que estudien. "La realidad es que dependerá del centro, de cómo se pueda materializar en cada uno. En institutos más pequeños será mucho más complicado, mientras que en los grandes tal vez haya más posibilidad de que se cumpla, aunque la realidad es que se ahorran siempre a bastante personal", sostienen. 

FP 

Una parte del profesorado, sin embargo, sí ve positivo este bachillerato para aquellos alumnos que no tienen claro su futuro laboral. "Si es así, no está del todo mal pensado. Los alumnos tienen que pensar muy pronto a lo que dedicarse y así no se cierran puertas. La cuestión es que la elección de ciertas asignaturas no les suponga después un problema en las ponderaciones de la universidad...", apunta una docente.

Con esto último se refiere a que, dependiendo del grado universitario y del centro donde desee cursarlo, el valor de cada asignatura (de la que se examina el alumno en la EvAU) puede ser distinto y con ello, disminuir la calificación del alumno para entrar a la Universidad.  

Otros docentes, en cambio, ven más útil "orientar directamente" a los alumnos hacia la Formación Profesional y todo su abanico de posibilidades tanto formativas como laborales. 

ESO y Primaria

Los alumnos volvieron a las clases el pasado jueves en el colegio Aquisgrán en Toledo.

Los alumnos volvieron a las clases el pasado jueves en el colegio Aquisgrán en Toledo. EFE

En cuanto a los cambios en las asignaturas del resto de cursos, según el borrador del Ministerio, Tecnología será obligatoria para todos los alumnos en al menos un curso entre primero y tercero de la ESO; al igual que Educación Plástica, Visual o Audiovisual o Música, pero en este caso durante el primer ciclo de la Educación Secundaria. En la anterior ley educativa, estas materias eran optativas. 

 Además, plantea que entre las asignaturas optativas, los estudiantes puedan hacer un trabajo monográfico o un proyecto de colaboración con la comunidad. 

En cuarto curso, los alumnos tendrán que elegir entre matemáticas A o B, y además tendrán una oferta más amplia de materias optativas, de las que tendrán que elegir tres: Tecnología, Digitalización, Economía y emprendimiento, Expresión artística, y Música o Formación y Orientación personal y profesional.

En Primaria, regresará Conocimiento del medio, aunque podrá desdoblarse en Ciencias de la Naturaleza y Ciencias Sociales. Al igual que Plástica, que podrá dividirse en Educación Plástica y Visual y Música y Danza. En cuanto a la nueva asignatura, Valores cívicos o éticos, se impartirá en quinto y sexto curso e incluso en primero de la ESO, en función de que lo que decida cada CCAA. Religión, por otro lado, seguirá siendo una asignatura optativa en todos los cursos.  Todos estos cambios entrarán en vigor en los cursos impares de las distintas etapas a partir de septiembre de 2022; y en los cursos pares será en 2023.