La reina Letizia, Gabriel Rufián y Clara Campoamor.

La reina Letizia, Gabriel Rufián y Clara Campoamor.

Reportajes

Letizia, la reina feminista cuyos discursos debería leer Rufián y aplaudiría Clara Campoamor

La igualdad de género es una de la obsesiones de la reina, como lo fue de Clara Campoamor el derecho al voto. El portavoz de ERC tacha de antifeminista y antidemocrática a la Corona.

12 abril, 2021 01:15

Noticias relacionadas

Las espadas están en alto. Con ellas esperan esta mañana de lunes a la Reina los grupos independentistas como Esquerra Republicana, Junts, Bildu y la CUP. Letizia presidirá en la Cámara de los Diputados el homenaje a Clara Campoamor, con motivo del 90 aniversario de la aprobación del voto femenino en España y el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, vociferó con claridad que para ellos la presencia de la esposa de Felipe VI no es bienvenida: "No es aceptable que un miembro de una institución tan corrupta, antidemocrática, antifeminista, reaccionaria y sobre todo a la que no vota nadie, se atreva a querer representar el espíritu de una figura tan extraordinaria como Clara Campoamor".

Blandiendo estos argumentos han decidido boicotear el acto y no asistir. La celebración está llena de simbolismo, ya que se trata de la instalación del escritorio de la política en el propio Congreso, que ahora se encuentra situado en el vestíbulo de uno de los edificios anexos al hemiciclo. Las que sí acompañarán a la Reina serán Maritxell Batet, presidenta del Congreso, Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, y Pilar Llop, máxima autoridad del Senado.

Una de las razones de Rufián para boicotear la celebración es que está convencido de que la sufragista y diputada del Partido Radical se sentiría "entristecida y humillada" porque alguien como Letizia Ortiz se atreva a ir al Congreso a intentar representar ni si quiera un átomo de lo que fuera Clara Campoamor". Sin embargo, el dirigente catalán demuestra conocer y saber poco de la trayectoria que la esposa de Felipe VI sigue en su día a día, ya que uno de los pilares básicos de su agenda es la mujer y muchos de sus esfuerzos diarios van dirigidos a mejorar su situación de desigualdad en nuestro país y en todo el mundo.

"Una vez más usan la Corona para darse publicidad y sacar los pies del tiesto, que es lo que más le gusta a este tipo de partidos. Los que conocemos a la Reina y sabemos un poco sobre su trabajo con la mujer, somos conscientes de que se trata de uno de los pilares más importantes de su agenda. Solo hay que echar un vistazo a sus discursos. Puede que con su presencia y tesón haga una labor a favor del colectivo femenino mucho más importante que todos ellos juntos", manifiesta a EL ESPAÑOL una amiga muy cercana a la Reina.

"Antes de ser Princesa ella ya era una feminista convencida, llegó a lo más alto de su carrera con trabajo y profesionalidad, peleando como la que más… van a decirle estos ahora lo que significa ser mujer en nuestros días", añade.

Obsesión por la mujer

La reina Letizia, en uno de sus discursos sobre violencia de género.

La reina Letizia, en uno de sus discursos sobre violencia de género.

Si hacemos caso a nuestra fuente y nos ponemos a repasar las palabras de la Reina a lo largo de sus muchos actos, descubrimos que es la mujer uno de sus temas prioritarios, comprobando cómo lejos de limitarse a pronunciar unas meras palabras de cortesía, asume compromisos, toma posición en los debates y sugiere comportamientos.

La Reina busca su empoderamiento personal y del colectivo mujer. A su creciente notoriedad personal contribuye el gran número de discursos que pronuncia, que le granjean un papel protagonista e independiente de su marido. Si lo comparamos con su antecesora en el cargo, Letizia ha dirigido en estos años muchos más discursos que doña Sofía en cuatro décadas.

La actual consorte no se limita a posar en los actos institucionales con palabras vacías, la ex periodista pronuncia discursos perfectamente estructurados, informados y nutridos de contenido. "Ella abandonó hace mucho el papel tradicional de acompañante del Rey, para empezara participar, a ser protagonista y a comprometerse. Ha hecho un trabajo de auto empoderamiento personal, una lucha desde dentro para tener más presencia y trabajar más y mejor. Así que lo que digan estos, creo que le importará poco", sentencia la misma persona.

Dentro de esa pelea en Zarzuela de Letizia por tener más presencia hay que añadir que los actos referentes a la mujer y a la igualdad superan a todos los demás. Y no solo cuando acude a temas relacionados con el género femenino, pues hasta los que no son específicos de la mujer los atraviesa la Reina con una mirada de género.

Por ejemplo, cuando acude a un tema de discapacidad se refiere a la vulnerabilidad de las mujeres. "Ella no termina con el problema con sus palabras, pero les da visibilidad y puede que sea poco para algunos, pero los pone en la actualidad y eso, en estos tiempos, en los que hay tanta información, tanto ruido y tantas noticias, es muy importante" añade.

A lo largo de sus muchos actos, lo cierto es que encontramos frases de la Reina que seguramente en boca de la Ministra de Igualdad, Irene Montero, hubieran sido llevadas a los titulares de todos los medios de comunicación. La esposa de Felipe VI nunca ha tenido problemas de denunciar la desigualdad de las mujeres en todos los ámbitos, refiriéndose a una mayor tasa de analfabetismo o la brecha salarial. Y eso que su sueldo depende completamente de la asignación que su marido le dé sobre los presupuestos de la Casa Real.

Un buen ejemplo de esto tuvo lugar en 2005, cuando Letizia presidió los premios de la revista femenina Woman. Enfundada en un vestido negro palabra de honor con brillos de Felipe Varela, aprovechó ese foro para denunciar con sus palabras temas a las que se enfrenta la mujer española en nuestros días: ‘En el mundo de la mujer hay muchas cosas que deben mejorar y cambiar. Por mencionar algunas: las tasas de analfabetismo, los matrimonios de niñas menores de edad, el paro femenino, la desigualdad en los salarios y en el tiempo que hombre y mujer dedican a la casa y a los niños. Hablar de mejorar el acceso a la salud, la educación, la justicia y la cultura son palabras mayores que a veces empiezan por gestos muy pequeños’ dijo durante su discurso.

Violencia de género 

Doña Letizia en el acto en el que recibió su premio del Observatorio contra la Violencia de Género en 2019.

Doña Letizia en el acto en el que recibió su premio del Observatorio contra la Violencia de Género en 2019. Casa Real

Pero estas palabras resultan livianas comparadas con lo que ha venido ya después. La primera vez que Letizia se metió de lleno un tema tan duro como la violencia de género fue en 2013, con motivo del Congreso Internacional Contra la Violencia de Género en la Comunidad de Madrid, donde defendió la "educación para romper los tabúes, los prejuicios negativos y las ideas preconcebidas hacia roles tanto de la mujer como del hombre que lleven a conductas basadas en la superioridad, en la falta de respeto, en la violencia verbal o física". No resulta disparatado aventurar que Letizia, "la vergüenza" en un acto de Clara Campoamor, le ha dedicado en sus intervenciones 100 veces más de tiempo que el diputado Gabriel Rufián, más ocupado en la independencia de Cataluña. 

Cuatro años después y aunque la Corona no debe meterse en la vida política del país, la Reina no dudó en pedir un pacto de Estado contra la violencia de género. Fue durante su intervención en la clausura del Congreso Internacional de la Mujer y Discapacidad. Palabras que le hicieron merecedora de la distinción del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, un galardón que concede el Consejo General del Poder Judicial, que premiaba por "su implicación en la lucha contra la violencia de machista y su preocupación por las mujeres maltratadas, especialmente las que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad".

Cuando recogió el premio, de manos del Rey Felipe, ella mismo dijo que consideraba que lo merecían más todas las personas y organizaciones que trabajan día a día por erradicar la violencia contra la mujer.

La experiodista, como embajadora de la ONU (aunque sea en la parte referente a la alimentación, FAO) defiende la Agenda 2030, documento firmado por 199. Países de la ONU que contiene los Objetivos del Milenio, sobre todo el número cinco: lograr la igualdad completa entre hombres y mujeres, procurar leyes y recursos para que puedan hacerlo y acabar con la violencia de género.

El fútbol femenino

La reina Letizia, entrando a la vencedora la Copa de la Reina de fútbol.

La reina Letizia, entrando a la vencedora la Copa de la Reina de fútbol. GTRES

Letizia aprovecha el espacio que ha conquistado como consorte, ya que la Constitución no le otorga funciones de representación propia, para hablar de igualdad cada vez más pero también sobre realidades que siempre han existido pero que se han ignorado, como la de las mujeres que trabajan en el ámbito rural, con las que se reunió en 2018. O las deportistas.

Su presencia en la Copa de la Reina de Fútbol hizo que se hablara de este deporte en femenino durante varios días, ya que Letizia no dudó en ponerse delante de las cámaras de Mediaset para que Manu Carreño la entrevistara.

Así que nadie puede dudar de la implicación de la Reina en la pelea feminista, el problema es que muchos se preguntan sobre la autoridad con la que defiende la igualdad alguien que forma parte de una monarquía que rompe ese principio constitucional al preferir al varón para ocupar el trono. ‘Cuando el Príncipe Felipe presentó a la prensa a la persona que había elegido cómo su futura esposa, los periodistas le preguntaron cuántos hijos quería tener, a lo que el Rey dijo que cuatro. ¿Por qué se han quedado en dos? Cambiar la Constitución no es una tarea fácil, pero este matrimonio no tenía ninguna duda de que Leonor iba a ser Reina, aunque Sofía hubiera sido un niño’ nos confiesa la misma fuente.

La educación de las hijas 

Y si con todo esto alguien tiene dudas sobre la educación que Letizia está dando a sus hijas en lo referente a la igualdad de las mujeres, solo tiene que echar un vistazo a los ideales del colegio de élite en Reino Unido que los Reyes han elegido para que curse el año que viene la heredera al trono. Leonor hará el Bachillerato Internaciona en el UWC Altlantic College, un prestigioso internado ubicado en Gales, a 40 kilómetros de Cardiff. En sus bases se puede leer que se les prepara para ’alcancen los conocimientos, aptitudes y habilidades necesarios para convertirse en adultos responsables y preparados para lograr un mundo mejor e igualitario’.



Sin poder olvidar de dónde viene el nombre que los Reyes eligieron para su primera hija y futura Reina de España. Leonor, nacida en 1122, duquesa de un vasto territorio del siglo XII, dos veces reina, la primera mujer que se embarcó en una Cruzada, estuvo confinada una década, fue mecenas, política y viajera incansable. Hablamos de Leonor de Aquitania es considerada por los historiadores cmo una de las primeras feministas de Europa. Parece fuera de duda que Letizia es la reina más feminista que ha tenido España en términos actuales, porque ha habido reinas como Isabel La Católica que mandaban por encima de cualquier hombre. 

"Así que Rufián puede decir lo que quiera, cualquier excusa es buena para hacer su propia cruzada contra la Corona, que les da mucha publicidad y sitio en los medios, pero que nadie dude del feminismo de la Reina y del trabajo que hace a diario para conseguir la igualdad y en definitiva, una España mejor para todas, incluidas sus dos hijas. Lo hemos hablado muchas veces, educación y educación… eso es lo que hace falta y ella lo ha practicado siempre con Leonor y Sofía. Pero no quiero dejar fuera al Rey, otro feminista convencido. En esto son una piña", termina la misma persona, amiga de Letizia desde su etapa como periodista.

Como Clara Campoamor

Sabemos lo que piensa el repúblicano Gabriel Rufián, pero solo cabe suponer cómo vería la sufragista Clara Campoamor a una mujer como Letizia, uno de sus rasgos dominantes es la defensa de sus ideas, antes de ser reina y ahora, y su obsesión por la educación. Con esto, Campoamor y Ortiz se llevarían bien. Lo que es que es Campoamor, impulsora del sufragio femenino para las mujeres en 1931, aplaudiría los discursos de la reina Letizia.