Rita, encarándose a los Mossos d'Esquadra durante el desalojo de la 'rave' de Llinars.

Rita, encarándose a los Mossos d'Esquadra durante el desalojo de la 'rave' de Llinars. Efe

Reportajes

Rita, la joven de la rave de Llinars que se desnudó ante los Mossos, despedida de la peluquería

"Mi familia vive en Italia y allí también llegó la foto. Fue muy duro. Desde entonces, mis padres están fríos conmigo", ha dicho la mujer en la radio.

10 febrero, 2021 11:28

Noticias relacionadas

Rita, una mujer de 27 años nacida en Sicilia (Italia), fue una de las imágenes del inicio 2021 por encararse a los Mossos d’Esquadra semidesnuda mientras ellos desalojaban una rave ilegal en Llinars del Vallès (Barcelona). Los agentes de la policía catalana cumplían entonces con el deber de terminar con la peligrosa fiesta de Nochevieja a la que asistieron al menos 400 personas sin respetar ningún tipo de norma sanitaria. La Covid-19 parecía que no existía y los asistentes sólo pensaban en alcohol, drogas y fiesta durante las 36 horas que duró. Rita ahora lamenta aquellos hechos.

La mujer de origen italiano, en este sentido, ha concedido una entrevista a la emisora catalana Rac1 en la que se ha disculpado por asistir a la rave de Llinars en plena pandemia. “Me ha cambiado la vida, me he quedado sin trabajo. Soy peluquera, estoy de cara al público y las clientas me reconocían”, ha asegurado Rita durante la entrevista. Y es que haber asistido aquella macrofiesta ilegal ha hecho que la mujer esté ahora en paro.

Además, Rita ha reconocido en los micrófonos de la emisora que las imágenes en las que ella sale encarándose a los Mossos d’Esquadra con el pecho al aire han trascendido fronteras y han llegado a su país natal. “Mi familia vive en Italia y allí también llegó la foto. Fue muy duro. Desde entonces, mis padres están fríos conmigo”, lamenta la mujer.

Al menos 400 personas estuvieron en la nave industrial en la que se ha celebrado la 'rave' de Llinars.

Al menos 400 personas estuvieron en la nave industrial en la que se ha celebrado la 'rave' de Llinars. Efe

De hecho, esta mujer explica que casi inmediatamente después de que la policía autonómica lograse disolver la macrofiesta ilegal de Llinars se dio cuenta del error que había cometido. “Tras la rave, no quería salir de mi casa. Me fui de Barcelona, a casa de un amigo que me ha cuidado. He sentido la necesidad de encerrarme en mí misma”, ha explicado en la radio.

Las disculpas de Rita

Pese a que Rita, tras salir de la rave de Llinars se hizo una PCR en la que fue negativo, la mujer ahora reconoce la gravedad de la pandemia, por lo que ha querido pedir perdón. “Quiero pedir disculpas si he faltado al respeto a las personas que han pasado el coronavirus y a los que han muerto. Me sabe mal”, decía la mujer italiana a Rac1.

Y es que como ha contado este diario, ni ella ni las otras 400 personas que asistieron a la macrofiesta ilegal pensaron en la pandemia y en cumplir las medidas para evitar más muertes por Covid-19. Y, no sólo eso, algunos de ellos se enfrentaron a la Policía Local de Llinars y a los Mossos d’Esquadra durante el tiempo que duró el desalojo.

La Brigada Móvil desplegada en la nave industrial de la 'rave' de Llinars.

La Brigada Móvil desplegada en la nave industrial de la 'rave' de Llinars. Efe

Cuando los Mossos d’Esquadra iniciaron las labores de desalojo Rita decidió semidesnudarse y encararse a ellos en señal de protesta, según ha explicado: “Casi me dan un golpe con la porra y después un agente comenzó a empujarme. Me desnudé y dije: 'Pégame ahora'”.

Rita, de hecho, ha dicho que volvería a actuar así ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado: “Volvería a hacer lo mismo. Era consciente de todo y sabía que en aquel momento todo se focalizaba en mí, así que quería que me escucharan. Sabía que podía hacerlo. Con cabeza, educación y respeto”.

Por último, la mujer siciliana, aunque se ha arrepentido de su asistencia a la rave de Llinars también ha explicado en la radio por qué lo hizo: “Sé que no estaba haciendo lo correcto y asumo mi responsabilidad. Pero después de un año encerrada, me apetecía hacerlo”.