Sergio está acusado de acabar con la vida de su pareja, Dana.

Sergio está acusado de acabar con la vida de su pareja, Dana.

Reportajes

Sergio, el novio de Dana Leonte, evita el suicidio de un preso que mató a su madre de un tiro

Ambos comparten la celda 27 en la cárcel de Alhaurín de la Torre. Sergio alertó a los funcionarios; el parricida tenía una sábana alrededor del cuello.

Noticias relacionadas

Sergio, el novio de Dana Leonte, se encuentra en la prisión de Alhaurín de la Torre acusado de acabar con la vida de la joven. En la celda 27 convive junto al parricida de Puerto de la Torre, que entró en la cárcel el 7 de septiembre tras asesinar a su madre, de 81 años, con una escopeta de caza. Este domingo, al mediodía, los funcionarios escucharon unos gritos que provenían de la celda que ambos comparten. Era Sergio. Cuando llegaron, se encontraron al parricida con una sábana rota alrededor del cuello. Manifestó que había querido quitarse la vida

La joven Dana Leonte desapareció el pasado mes de marzo. Desde que se le perdiera la pista, su novio, Sergio, siempre ha estado en el punto de mira los investigadores. El pasado septiembre ingresó en prisión tras encontrarse un fémur de Dana en una zona de poca accesibilidad cerca de su casa. Además, tras un registro en la vivienda, se localizó un palo de gran longitud con restos de sangre y un pelo de la joven desaparecida incrustado. 

Tras esto, Sergio Ruiz ingresó en el módulo 7 de la prisión de Alhaurín de la Torre, con un régimen especial de protección que incluye algunas limitaciones respecto a horarios o salidas al patio. Todo ello, para salvaguardar la integridad de los presos y velar por su seguridad. Por su parte, el parricida de Puerto de la Torre ingresó en prisión el pasado 7 de septiembre, después de asesinar a su madre y amenazar a su hermana. Ambos comparten la celda 27. 

Fue en ese cubículo donde los funcionarios encontraron al parricida tendido en el suelo. Había sido Sergio quien había alertado a los trabajadores con fuertes gritos. Cuando llegaron, el hombre se encontraba con una sábana rota alrededor del cuello y llorando. Manifestó que quería quitarse la vida. Según han apuntado varias fuentes, fue Sergio quien frustró su objetivo. 

Después de que los funcionarios lo calmaran, el interno fue trasladado a la enfermería del centro penitenciario para que fuera examinado. Dado que no presentaba ninguna herida, volvió a su celda. Fuentes penitenciarias han confirmado que se ha aplicado el Protocolo de Prevención de Suicidios (PPS).