Lola, la hermana de Blanca Fernández Ochoa, saluda a los medios a su entrada a la capilla ardiente en Cerdedilla.

Lola, la hermana de Blanca Fernández Ochoa, saluda a los medios a su entrada a la capilla ardiente en Cerdedilla. EFE

Reportajes

Abierta la capilla de Blanca Fernández Ochoa, que será incinerada este sábado

Quieren cumplir con el último deseo de la deportista: repartir sus cenizas en Siete Picos. 

Noticias relacionadas

La capilla ardiente de la esquiadora Blanca Fernández Ochoa, instalada este sábado en Cercedilla, será el epicentro del último adiós a la medallista olímpica. El cuerpo de la deportista llegó a la localidad de la sierra alrededor de las 18.30 horas del viernes, tras haber salido del Instituto Anatómico Forense de Madrid.

De momento, están llegando a Cercedilla los familiares, que no han recibido resultados de la autopsia, pero sí tienen la autorización para incinerarla. Lo harán a las 21:00 horas de este sábado en una ceremonia íntima. Queda por saber si podrán esparcir sus restos en Siete Picos, deseo expreso de Blanca. 

Por su parte, el alcalde de la localidad, Luis Miguel Peña, ha indicado que dedicará parte del personal a la ceremonia, con la colaboración de la Guardia Civil de Cercedilla, y que han comunicado a la Delegación del Gobierno en Madrid que se va a realizar ahí el sepelio, por si pudiesen necesitar más efectivos. "No creemos que sea necesaria más ayuda que la prestada por los Cuerpos de Seguridad del Estado", ha remarcado el regidor.

"Blanca parece que en alguna ocasión le dijo a sus hijos que quería que esparcieran sus restos en Siete Picos. Lo queremos hacer en familia, con una bonita excursión entre risas, que era lo que Blanca le gustaba", ha dicho esta mañana a los periodistas Lola Fernández Ochoa.

La empresa de servicios funerarios Albia, con la que colaboraba en causas solidarias la esquiadora, se ha hecho cargo de forma altruista de todos los gastos del sepelio, algo que le ha agradecido la familia.

Coral Bistuer: "Era una mujer limpia de alma, espíritu y vida"

La medallista olímpica de taekwondo Coral Bistuer, amiga desde hace muchos años de la fallecida Blanca Fernández Ochoa, ha acudido esta mañana a despedirla a la capilla ardiente instalada en el tanatorio de Cercedilla, donde ha definido a Blanca como "una mujer limpia de alma, espíritu y vida".

"Estamos aquí para despedir a mi amiga Blanca, acompañar a la familia y disfrutar con un montón de anécdotas que hemos recordado entre todos y estar muy cerca de la familia en estos momentos. Gracias por estar aquí. Estamos muy tristes", ha manifestado a los periodistas.

Bistuer ha señalado que todos van a recordar a la esquiadora olímpica "sobre todo por su bondad y su manera de ser con cualquiera". "Le daba igual quien fuera porque tenía una buena palabra para todo el mundo. Blanca era muy limpia de alma para todo el mundo", ha concluido.