Los alumnos del colegio mallorquín posan con el brazo en alto.

Los alumnos del colegio mallorquín posan con el brazo en alto.

Reportajes

El indignante saludo fascista de los alumnos de un colegio concertado de Mallorca

Los menores, con una bandera de España, se hicieron una foto convertida en viral en la que aparecen con el brazo en alto y una bandera de España. 

Noticias relacionadas

Un grupo de alumnos del colegio Llaüt han levantado la polvareda de la polémica al fotografiarse, en un aula, con la bandera española –inscripción de Vox incluida– y el brazo en alto imitando el símbolo fascista. En total, 19 adolescentes menores de edad que, entre las mesas de la clase, se manifiestan políticamente ante la sorpresa de las autoridades escolares y políticas de la isla.

La imagen, tan impactante como viral, ha pasado de grupos de WhatsApp a Twitter y pasando por Facebook. Muchos han sido los que han compartido la publicación ante la sorpresa de ver a los jóvenes con el brazo en alto. Este lunes se ha confirmado que grupo de alumnos es de un centro escolar concertado mallorquín e, incluso, según el diario Última Hora, se ha apercibido al centro en cuestión por el comportamiento de los menores en clase.

El propio colegio, a través de su cuenta de Twitter, se ha disculpado por lo hecho por sus estudiantes. “Lamentamos profundamente esta acción y la consideramos totalmente desafortunada porque es impropia de los valores democráticos que nos esforzamos en transmitir diariamente a nuestro alumnado. Tomaremos las medidas oportunas, de carácter educativo y corrector, para que no se vuelva a repetir”, han escrito.

Además, reconocen que en su centro no se ensalza ni se difunde este tipo de ideología y, al mismo tiempo, lamentan haber herido la sensibilidad de alguien con esta foto de sus alumnos con la bandera de España, el logo de Vox inscrito y la mano levantado hacia el cielo.

De hecho, las autoridades educativas, entre ellas, Miquel Gelabert, han pedido cierto control por parte de las administraciones públicas por este comportamiento en centros que reciben dinero público y que deben promover los valores constitucionales.