Heridas provocadas por atropello de un patinete eléctrico

Heridas provocadas por atropello de un patinete eléctrico

Reportajes

Merche, arrollada por un patinete en Barcelona: "Salí volando. Me di con la cabeza en el suelo"

Merche, al escuchar que el Ayuntamiento de Madrid ha dado 72 horas a tres empresas que gestionan el alquiler de patinetes eléctricos para retirarlos, habrá respirado tranquila. Ella es una de las muchas víctimas de esta nueva forma de movilidad urbana. Caminaba por las calles de Barcelona de forma tranquila cuando fue atropellada. "Salí volando. Me di con la cabeza en el suelo", cuenta la afectada a EL ESPAÑOL.

Su caso no es un hecho aislado. Las empresas de patinetes eléctricos llevan provocando controversia entre los peatones desde que aparecieron en las grandes ciudades españolas en agosto. Su llegada la han sufrido los ciudadanos, pero también las propias empresas. Sin ir más lejos, este lunes se han llevado un ‘palo’ del Ayuntamiento de Madrid. El Consistorio le ha dado 72 horas a Wind, Voi y Lime para que retiren sus vehículos por no cumplir con la documentación requerida. ¿El motivo? Que sus aplicaciones no detallan en qué zonas los usuarios pueden circular en congruencia con la ordenanza municipal aprobada en octubre.

En realidad, el adiós será parcial. Voi, por ejemplo, en un comunicado de prensa, ha adelantado que retirará los patinetes, se adaptará a la normativa y volverá a sacarlos a las calles. Y, aunque Lime y Wind todavía no han desvelado qué harán, se adivina que calcarán la estrategia de su competidora para estar lo más pronto posible operando por la capital.

Al margen de trámites, normativas y documentaciones en regla, las consecuencias de su uso las han padecido muchos ciudadanos. En Madrid, por ejemplo, se han registrado 22 accidentes: 16 leves y dos graves.

Los accidentes no se circunscriben tan solo a Madrid. En Barcelona, Merche ha sido una de las afectadas. Volvía a su casa de una entrevista de trabajo. Era 26 de septiembre, sobre las once de la mañana. Se disponía a cruzar una calle céntrica, cerca del Paseo de Gracia. Su semáforo se puso en verde, miró hacia el lado por el que venían los coches (ya que es una calle de sentido único) y cruzó.

Mujer circulando en patinete eléctrico

Mujer circulando en patinete eléctrico EFE

"Salí volando. El manillar impactó contra mi costado y me di con la cabeza en el suelo", relata la víctima del atropello. Por suerte para ella, no ocurrió nada grave más allá de moratones y arañazos, aunque cuenta a EL ESPAÑOL que estuvo una semana sin poder mover el brazo izquierdo y el cuello. El médico que la atendió observó hematomas, contracturas y abrasiones. Le recetó Valium.

Recuerda que, cuando se dispuso a atravesar la calle, pasó por alto que el carril bici sí era de dos sentidos, al contrario que el resto de carriles. No miro hacia los dos lados. Pero que, aun así, no cometió ninguna infracción.

"Cuando empecé a cruzar, escuché gritos de '¡cuidado, cuidado!'. Instintivamente me eché hacia atrás, pero ella (la conductora) intentó esquivarme por detrás y chocamos", explica la joven de 24 años. "Ella también salió disparada, pero al menos llevaba casco", detalla.

Al incorporarse del suelo, ayudada por el resto de viandantes que presenciaron la escena, la autora del incidente no paró de disculparse, alegando que su patinete "no frenaba". "No parecía que estuviese roto o estropeado, aunque la calle era de cierta inclinación", indica Merche.

Preguntada sobre por qué no presentó una denuncia, responde que "Solo le hubiese costado una multa a ella, ya que mis heridas no eran graves".

En Barcelona, está permitida la circulación de patinetes eléctricos, pero de forma limitada. Según regula la Normativa de Movilidad Personal y Ciclos de dos o más ruedas, pueden circular por carriles bici y por algunas calzadas limitadas a 30 kilómetros por hora. En lo que va de año los accidentes registrados con heridos no llegan a la decena. Aunque hay casos, como el de Merche, que no figuran en ningún registro.

[Más información: 'El 'comando 'apartinetes' que lucha contra los depredadores de las aceras]