El cartel que se distribuyó en redes sociales para encontrarlas.

El cartel que se distribuyó en redes sociales para encontrarlas.

Reportajes

Las menores que fueron encontradas maniatadas en Barcelona fingieron su rapto

Los Mossos recibieron este martes la denuncia de la desaparición en Badalona (Barcelona) de las dos chicas, que son amigas.

La extraña desaparición de dos menores, de 17 y 18 años, en Badalona (Barcelona) se ha resuelto apenas 13 horas después. Ambas chicas han fingido haber sido maniatadas con bridas en una carretera de la montaña de Montjuic, en Barcelona, a la 1 de la madrugada de este miércoles, según han confirmado los Mossos d'Esquadra a EL ESPAÑOL.

Las jóvenes salieron de la escuela a las 11 de la mañana del martes y se dirigieron a una plaza cercana. Era parte de su rutina habitual, puesto que durante el descanso en el horario escolar están autorizadas a abandonar el colegio en el que cursan sus estudios. Al no volver a las aulas, las familias denunciaron la desaparición de ambas a los Mossos. 

Según ha explicado la mujer que las ha localizado, las chicas estaban boca abajo entre la vegetación de una calle cercana al Estadi Olímpic. No sólo tenían las manos atadas con bridas, sino que presentaban moratones en los brazos y en las piernas. Además, parecían estar bajo los efectos de alguna sedación. La mujer que las ha encontrado las ha trasladado al Hospital del Mar. Al final, las dos amigas han acabado explicando que fingieron su rapto.

Las jóvenes aparecieron en una carretera de la montaña de Montjuic.

Las jóvenes aparecieron en una carretera de la montaña de Montjuic. E.E.

Un relato contradictorio

En un primer momento, las dos jóvenes decían recordar muy poco acerca de su desaparición y no aclararon los detalles del suceso. Pero sí que afirmaron que no tomaron motu propio ninguna sustancia que pudiera justificar la ausencia de memoria. 

También explicaron que ambas salieron del colegio a la hora del recreo y se dirigieron, como es habitual en ellas, a una plaza cercana. Fue allí donde, según la primera versión, les pidió ayuda un desconocido, de unos 60 años, que conducía una furgoneta blanca

Las explicaciones que ofrecieron las chicas a los Mossos resultaron contradictorias e incongruentes, según indican fuentes de la policía autonómica a este periódico. Finalmente, confesaron que habían inventado la historia.

Los Mossos han cerrado el procedimiento una vez que las jóvenes afirmaron que fingieron el rapto. La investigación, si procede, la llevará a cabo el Juzgado de guardia, afirman las fuentes.