Opinión Vídeoblog del director

Sí, señor Rajoy, la mentira inhabilita