El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Ronen Zvulun Reuters

Oriente Próximo Inmigración

Netanyahu suspende un acuerdo con ACNUR para no deportar refugiados después de firmarlo

El primer ministro israelí ha tomado esta decisión tras la presión ejercida por la derecha y horas después de haber anunciado el pacto en rueda de prensa.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, anunció este lunes la suspensión del acuerdo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) alcanzado para frenar la deportación de decenas de miles de inmigrantes africanos, que había presentado en rueda de prensa horas antes, tras recibir presiones de la derecha.

"Mañana por la mañana me reuniré con el ministro de Interior, Aryeh Deri, y con representantes de los residentes (del sur de Tel Aviv, que acoge a miles de inmigrantes). Mientras tanto, suspendo la implementación del acuerdo y después de encontrarme con los residentes lo reconsideraré", aseguró en su cuenta de Facebook.

Netanyahu suspende su acuerdo con ACNUR

El mensaje, que comenzaba con la frase "Queridos amigos, estoy más atento a vosotros que nunca", tiene lugar siete horas después de anunciar en una rueda de prensa el acuerdo con ACNUR por el cual 16.250 inmigrantes serían trasladados a países occidentales e Israel absorbería a otros 16.000.

"En los últimos dos años he tratado con Ruanda para que fuese un tercer país que reciba a los inmigrantes, la única forma legal que tenemos de sacarlos sin su consentimiento, después de que el resto de planes fuesen descalificados. Ruanda accedió a ello y empezamos el plan de deportación", explica Netanyahu en Facebook.

Sin embargo, en las ultimas semanas, añade, por una presión tremenda ejercida sobre el gobierno de Kigali, entre otros de Europa, Ruanda se echó atrás.

"En esta situación, decidí lograr un nuevo acuerdo", explica, pero asegura haber cambiado de opinión porque "escucha" a la gente, especialmente a la del sur de Tel Aviv. La población de estos barrios ha protestado con dureza ante la presencia de miles de inmigrantes desde hace años.

Deportación en masa

En enero, Israel anunció el plan de deportación masiva que se aplicaría a 32.000 de los 38.000 inmigrantes africanos que se calcula que hay, la mayoría eritreos y sudaneses, excluyendo a 6.000 menores y a progenitores con hijos a su cargo. En febrero se empezaron a entregar las órdenes de deportación.

El plan fue objeto de rechazo social, con manifestaciones multitudinarias en contra, pilotos de aerolíneas que se negaron a conducir los aviones con los deportados y supervivientes del Holocausto, rabinos, académicos, escritores y médicos que escribieron cartas solidarizándose con los inmigrantes.

El anuncio del compromiso con ACNUR de esta tarde incluía la promesa de un "plan de rehabilitación" para el sur de Tel Aviv y de "una distribución geográfica más equilibrada de las poblaciones que permanecerán en Israel".

Pero tras anunciar el pacto empezaron a llegar críticas de los partidos de derechas, incluido el de Netanyahu, el Likud.

"Dar estatus a 16.000 inmigrantes en Israel convertirá al país en el paraíso de la inmigración ilegal y constituye una rendición", dijo el ministro de Educación y socio principal de la coalición de gobierno, Naftali Benet, que reclamó que se implemente el plan original y que "los refugiados de lugares peligrosos, que sean absorbidos por Israel, los inmigrantes ilegales, que sean devueltos".

Para Benet, el acuerdo con ACNUR "envía un mensaje peligroso a todo el mundo: quien se infiltre con éxito en Israel, gana como premio la residencia aquí o en un estado occidental".

Tras la suspensión del acuerdo Benet felicitó a Netayahu y le instó a cancelarlo definitivamente: "Retrasar el plan no es suficiente. Debemos avanzar hacia uno nuevo que aleje a los ilegales de Israel. Israel no es la oficina de empleo del mundo".