El jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, durante la rueda de prensa de este viernes

El jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, durante la rueda de prensa de este viernes UE

Europa

La UE dice que las sanciones contra Putin funcionan y amenaza con endurecerlas

Bruselas sopesa ampliar la lista de bancos rusos que serán desconectados de la red de pagos SWIFT si Putin no detiene la invasión de Ucrania.

4 marzo, 2022 19:56
Bruselas

Noticias relacionadas

La Unión Europea y sus socios occidentales anuncian un nuevo paquete de sanciones "severas" contra Rusia si el Kremlin no detiene de inmediato la guerra en Ucrania y retira todas sus tropas del país. Entre las sanciones que se están estudiando se encuentran prohibir la entrada de barcos rusos a puertos comunitarios y desconectar a más bancos rusos de la red internacional de pagos SWIFT, además de ampliar la lista negra de oligarcas próximos al régimen de Vladimir Putin.

El endurecimiento de las sanciones contra Moscú (reclamado por el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, en una llamada a la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen) se ha discutido este viernes durante una reunión de emergencia de los ministros de Exteriores de los 27. Un encuentro en el que también han participado los jefes de la diplomacia de Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, en un intento de exhibir un frente común sin fisuras contra el Kremlin.

En paralelo, se ha celebrado una reunión virtual de los ministros de Exteriores del G-7 (Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Japón, Alemania, Francia e Italia), que también han anunciado la imposición de "más sanciones severas en respuesta a la agresión rusa".

Von der Leyen ha destacado que las sanciones desplegadas hasta ahora por la UE contra Moscú "en un tiempo récord" ya están surtiendo efecto. "Con estas medidas, el Banco Central de Rusia no puede utilizar una parte importante de sus reservas para defender el rublo, ahora en caída libre. Además, ha tenido que subir los tipos de interés al 20%, avivando la inflación", ha destacado.

"Importantes bancos comerciales están aislados de los mercados globales y de SWIFT, lo que reduce su capacidad para financiar la economía. La bolsa de valores de Moscú permanece cerrada desde principios de esta semana. Una tras otra, las empresas occidentales anuncian sus propias medidas, deteniendo la producción, la inversión y las ventas. La cooperación entre la UE y Estados Unidos está en el centro de esta respuesta eficaz", ha dicho Von der Leyen en una rueda de prensa conjunta con el secretario de Estado norteamericano, Anthony Blinken.

Anthony Blinken y Ursula von der Leyen, durante su rueda de prensa de este viernes

Anthony Blinken y Ursula von der Leyen, durante su rueda de prensa de este viernes UE

"Sabemos que este conflicto está lejos de terminar. Y para ser muy claros, estamos dispuestos a tomar más medidas severas si Putin no se detiene y revierte la guerra que ha desatado", ha destacado la presidenta. 

Sin capacidad para parar la guerra

Durante la reunión de este viernes, los ministros de Exteriores de los 27 han hecho "tormenta de ideas" sobre las nuevas sanciones que se podrían activar contra el Kremlin. Entre las medidas evocadas se encuentra ampliar la lista de bancos rusos desconectados de SWIFT, según ha confirmado el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell.

La UE acordó el pasado miércoles aplicar las sanciones de SWIFT únicamente a 7 entidades que que representan el 25% del sistema financiero ruso. Y dejó fuera a Sberbank, el mayor banco ruso, y también a Gazprombank, para no poner en riesgo la compra de gas ruso, del que la UE depende en un 40% para su aprovisionamiento energético. Una decisión que fue duramente criticada por el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, que pidió ampliar la lista.

En todo caso, Borrell asegura que todavía no se ha tomado ninguna decisión y que la prioridad ahora debe ser poner en práctica las sanciones que ya se han aprobado. "Debemos evitar que los oligarcas rusas escapen del efecto de las sanciones y luchar contra la evasión fiscal, porque las dos cosas van juntas. Debemos localizarlos y bloquear sus activos, cerrar el grifo de los flujos de dinero que financian esta guerra sin sentido", ha explicado.

El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, durante la reunión de este viernes en Bruselas

El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, durante la reunión de este viernes en Bruselas UE

También el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, defiende que "lo importante no es buscar nuevas sanciones sino aplicar las que hemos decidido" y que a nivel de cada Estado miembro se hagan esfuerzos para que "sean efectivas".

Los Veintisiete están de acuerdo en acelerar la transición ecológica y el despliegue de energía renovables con el fin de reducir su dependencia respecto al gas ruso. Pero pese a la guerra en Ucrania, no se plantean renunciar de inmediato a las importaciones de gas y petróleo procedentes de Moscú. "El gas ruso representa el 40% de las importaciones de la UE. No hay que esperar que se anulará de la noche a la mañana, pero podemos disminuir nuestra dependencia muy rápidamente y lo vamos a hacer", asegura Borrell.

El jefe de la diplomacia comunitaria ha subrayado que el propósito de las sanciones de la UE no es tumbar a Putin, sino socavar la financiación de la maquinaria de guerra del Kremlin. "Las sanciones no tienen como objetivo provocar un cambio de régimen en Rusia. Han sido desencadenadas por la guerra y el objetivo es debilitar la economía rusa, hacer que sienta las consecuencias y reforzar la posición de los ucranianos en las negociaciones", ha señalado.

En todo caso, el jefe de la diplomacia de la UE admite que las sanciones no servirán para detener la guerra a corto plazo. "Hacemos lo que podemos y podemos mucho. Pero si alguien espera que las sanciones financieras detengan la guerra mañana, no sabe de lo que habla. Desgraciadamente, no tenemos la capacidad de detener la guerra mañana. Tenemos la capacidad de debilitar la economía rusa y mucho, pero evidentemente eso llevará tiempo", ha reconocido.

Guerra Rusia -Ucrania