Salvini se felicita por el buen resultado de La Liga en las europeas

Salvini se felicita por el buen resultado de La Liga en las europeas Alessandro Garofalo/Reuters

Europa Elecciones europeas

Los liberales y los verdes frenan la subida de la ultraderecha de Salvini y Le Pen

Las fuerzas europeístas conservan la mayoría absoluta en el Parlamento Europeo pese al ascenso de los ultras y la participación aumenta por primera vez.

Bruselas

Los liberales y los verdes frenan la subida de la ultraderecha en las elecciones europeas celebradas este domingo, que dejan una Eurocámara más fragmentada que nunca. El Partido Popular Europeo (PPE) ha ganado los comicios celebrados este domingo y se mantiene como la principal fuerza política en la Eurocámara tal y como viene sucediendo desde 1999. La gran novedad es que, pese a esta victoria, tanto los populares como los socialistas europeos se desploman respecto a los anteriores comicios de 2014 y por primera vez pierden la mayoría en Estrasburgo, según los resultados provisionales difundidos por la propia Eurocámara.

El PPE pasa de 217 a 180 escaños (-37). Por su parte, los socialistas europeos caen de 186 a 146 (-40), pese a los buenos resultados de Pedro Sánchez en España y de Antonio Costa en Portugal. El PSOE se convierte en la delegación nacional que más sillones aporta al grupo socialista europeo, un total de 20. Pero populares y socialistas apenas suman el 43% de los 751 asientos de la cámara. También retrocede el Partido de la Izquierda Europea (al que están adscritos Unidas Podemos o Syriza) de 52 a 39 escaños.

La victoria del PSOE sitúa a Sánchez como referente de los socialistas europeos y redobla su influencia en el reparto de altos cargos de la UE. El presidente del Gobierno ha sido invitado a cenar esta noche en París por el presidente francés, Emmanuel Macron, aliado de Ciudadanos en Europa, para tratar de llegar a un pacto sobre la nueva legislatura.

Por su parte, la derecha radical populista -impulsada por la Agrupación Nacional de Marine Le Pen y La Liga de Matteo Salvini, así como por el partido del Brexit de Nigel Farage- sube una veintena de asientos y controlará hasta el 23% de los escaños (171). En la pasada legislatura tenían el 20,5%. Pero no logra su objetivo de alcanzar una minoría de bloqueo de un tercio que les permita paralizar el funcionamiento de la UE. Un resultado por debajo de las expectativas generadas: el escenario de una explosión populista en Europa no se ha producido.

La derecha radical gana en Italia, Francia, Reino Unido, Polonia e Hungría. Pero los egos personales y las diferencias sobre temas como Rusia hacen improbable que puedan formar un supergrupo único en la Eurocámara. Actualmente están divididos en tres familias diferentes diferentes -los Conservadores y Reformistas de los polacos de Ley y Justicia, la Europa de las Naciones y las Libertades de Salvini y la Europa de la Libertad y la Democracia Directa de Farage- y todo apunta a que al menos sobrevivirán dos.

El resultado es que su influencia en la definición de las políticas europeas volverá a ser nula, aunque podrán seguir utilizando el Parlamento como plataforma para difundir su retórica euroescéptica y antiinmigración.

La ultraderecha gana las europeas en Francia, según las estimaciones.

En contraste con la caída de socialistas y populares y el estancamiento relativo de la ultraderecha, el Partido de la Alianza de los Liberales y Demócratas (ALDE) es la fuerza política que más sube: se dispara desde 68 a 109 escaños (+41). Un incremento que se explica por el empuje de Ciudadanos, pero sobre todo por la decisión de La República En Marcha de Macron de sumarse a la familia liberal, un anuncio que se ha materializado este mismo domingo.

ALDE se convierte así en imprescindible para construir cualquier mayoría europeísta que dé estabilidad a la Eurocámara. La paradoja es que lo hace con Macron derrotado por Le Pen en Francia y Cs con un resultado mucho peor de lo esperado. También los Verdes, que mejoran de 52 a 69 escaños, han dicho que están dispuestos a participar en esta futura coalición.

Una de las sorpresas de la noche ha sido la participación. Por primera vez en la historia, aumenta en unas elecciones europeas. La tasa provisional se sitúa en el 50,5%. Es decir, 8 puntos superior a la de 2014 y la más alta en 20 años. La máxima (62%) se registró en los primeros comicios al Parlamento de 1979. Desde ahí fue bajando hasta el mínimo del 43% registrado en los anteriores comicios de 2014.

La presidencia de la Comisión, en el aire

De acuerdo con estos resultados, el candidato del PPE a presidir la Comisión, el democristiano Manfred Weber, debería ser el sustituto de Jean-Claude Juncker a partir del 1 de noviembre. Pero ni siquiera él mismo se ha mostrado muy convencido de que vaya a ser así en su primera intervención en la Eurocámara tras conocerse los resultados. "Para el PPE el sentimiento no es de victoria, porque perdemos escaños. Pero estamos contentos de ser los más grandes", ha dicho.

Weber ha dicho que en ningún caso pactará con la derecha radical y que su objetivo es forjar una alianza con los socialistas y los liberales que le encumbre a él a la presidencia del Ejecutivo comunitario. Pero el candidato socialista, Frans Timmermans, ya ha anunciado que pretende buscar una "mayoría progresista" alternativa con liberales, verdes e izquierda radical que dejaría fuera al PPE. 

Por su parte, la candidata liberal, Margrethe Vestager, ha mostrado una gran sintonía con Timmermans y prácticamente se ha postulado para encabezar esa nueva coalición  alternativa al PPE. "He trabajado cinco años rompiendo monopolios y eso es lo que han hecho los votantes hoy. Han roto el monopolio del poder", se ha felicitado.

Los jefes de los principales grupos políticos de la Eurocámara se reunirán el martes a primera hora de la mañana para intentar pactar un candidato o al menos un programa para el futuro presidente de la Comisión. Si como parece probable no logran consensuar un nombre, despejarán la vía para que sean los jefes de Estado y de Gobierno los que escojan al sucesor de Juncker. Precisamente, los líderes europeos celebran una cumbre extraordinaria el martes por la noche para hablar del reparto de altos cargos.

FRANCIA

En Francia la Agrupación Nacional de Marine Le Pen se ha impuesto, aunque por escaso margen, a la plataforma europeísta del presidente francés, Emmanuel Macron, que se resiente de la crisis de los chalecos amarillos y la falta de carisma de su candidata, la exministra de Asuntos Europeos Nathalie Loiseau. La diferencia es corta: Le Pen obtiene un 23,5% de los votos y 22 asientos y Macron se queda con el 22,4% y 21 escaños.

ITALIA

Matteo Salvini se consolida como el líder indiscutible de la derecha radical populista. La Liga gana las elecciones europeas en Italia con el 33,6% de los votos y 28 escaños. El gran perdedor es su socio de Gobierno, el Movimiento Cinco Estrellas, que cae a la tercera posición con el 26,6% de los votos y 14 escaños. Se recupera el Partido Democrático, que queda segunda posición con el 23,5% y 19 eurodiputados

ALEMANIA

En Alemania la noticia es el hundimiento de los dos partidos que forman el Gobierno de Gran Coalición. Los democristianos de Angela Merkel (CDU-CSU) pierden seis escaños pero logran mantenerse como la primera fuerza política del país con 28 escaños (27,6%). Los grandes derrotados son los socialdemócratas (SPD), que caen de 27 a 16 escaños. Además, les adelantan los verdes, que se convierten en el segundo partido en Alemania y auténtico ganador de los comicios (23 escaños). Los ultras de Alternativa por Alemania logran el 10,5% de los votos y 10 escaños. Es un resultado agridulce: tres escaños más que en las anteriores europeas pero por debajo de anteriores comicios nacionales y encuestas.

REINO UNIDO

En Reino Unido, tal y como se esperaba, arrasa el partido del Brexit de Nigel Farage con el 31,7% de los votos y 29 escaños. Le siguen los liberal demócratas, partidarios de que Reino Unido rectifique y se quede en la UE, que alcanzan el 18,5% y 16 escaños. Los votantes han castigado la indefinición sobre el brexit de los laboristas de Jeremy Corbyn relegándolos a la tercera posición (14% y 11 escaños), empatados con los Verdes. Por su parte, los tories apenas tendrían 4 escaños tras la nefasta gestión que ha hecho Theresa May de las negociaciones de salida.

AUSTRIA

En Austria, el canciller Sebastian Kurz sale reforzado del hundimiento de su coalición con los ultras del FPÖ, cuyo líder fue grabado en Ibiza ofreciendo favores a una supuesta oligarca rusa a cambio de financiación. Con el 34% de los votos, los populares de Kurz suben de 5 a 7 escaños. El FPÖ, en tercer lugar tras los socialistas, se resiente del escándalo y pierde un escaño (3 escaños, 17,5% de los votos).

POLONIA

En Polonia, el partido gobernante de derecha radical y euroescéptica, Ley y Justicia, ha derrotado por escaso margen a la Coalición Europea, una alianza dominada por la Plataforma Cívica del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Ley y Justicia obtiene el 43,1% de los votos y 22 escaños, mientras que la oposición se queda con el 38,4%. La participación ha subido hasta el 43%, un récord absoluto en Polonia. El partido de Jaroslaw Kaczynski ya dicho que no quiere sumarse al supergrupo de extrema derecha promovido por Salvini. El motivo: la presencia de Le Pen y su intención de estrechar relaciones con Rusia, que para Polonia es una amenaza existencial.

HUNGRÍA

El Fidesz de Víktor Orbán ha vuelto a obtener una victoria aplastante en las elecciones europeas con el 52,3% de los votos y 13 escaños. Los socialdemócratas logran 5 escaños y los liberales 2. El Fidesz forma parte del Partido Popular Europeo pero ha sido suspendido temporalmente por la deriva autoritaria de Orbán. El primer ministro húngaro quiere que el PPE rompa la gran coalición con los socialistas y se alíe con los partidos antiinmigración como el de Salvini, pero tampoco tolera a Le Pen.

HOLANDA

Una de las sorpresas de estas elecciones es el resultado en Holanda, donde ganan los socialistas (19% de los votos y seis escaños) gracias al 'efecto Timmermans'. Su cabeza de lista, el vicepresidente primero de la Comisión Frans Timmermans, es el candidato de los socialistas europeos a sustituir a Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión Europea. El protagonismo de Timmermans en la campaña ha impulsado a su partido, que supera a los liberales del primer ministro, Mark Rutte. El nuevo partido de ultraderecha Foro por la Democracia, al que algunas encuestas daban como ganador, se queda con el 10,9% de los votos y 5 escaños. El Partido por la Libertad de Geert Wilders ha sido borrada del mapa.

PORTUGAL

En Portuga los socialdemócratas del primer ministro António Costa ganan también las europeas con 10 escaños. Sus socios de Gobierno del Bloque de Izquierdas y del Partido Comunista suman otros cuatro. Por su parte, los conservadores del Partido Socialdemócrata logran 7 asientos.

Los socialistas ganan también en Malta, mientras que los democristianos se imponen en Suecia, Rumanía, Bulgaria, Grecia, Irlanda, Croacia, Eslovaquia, Eslovenia, Lituania y Chipre. Los liberales ganan en Dinamarca, Estonia y República Checa y empatan con los populares en Bélgica, Luxemburgo y Finlandia. En Lituania hay triple empate entre socialistas, populares y derecha radical.