El primer ministro Giuseppe Conte y su número dos, Matteo Salvini

El primer ministro Giuseppe Conte y su número dos, Matteo Salvini Remo Casilli/Reuters

Europa

Bruselas da el primer paso para sancionar a Italia por su alta deuda

Bruselas

Noticias relacionadas

Bruselas endurece su pulso con el Gobierno populista italiano a cuenta de su política fiscal, que se salta las reglas de la UE. Primero tumbó sus Presupuestos de 2019, que disparan el gasto público y aumentan el déficit al 2,4%, el triple de lo comprometido con la UE. Como la coalición de La Liga de Matteo Salvini y el Movimiento 5 Estrellas de Luigi di Maio se niega a rectificar, ahora la Comisión Europea da el primer paso para sancionar a Roma por deuda excesiva.

Un primer paso que consiste en enviar una nueva carta a Italia -la tercera en las últimas semanas- en la que reclama explicaciones por incumplir la norma que obliga a reducir la deuda pública. El expediente podría desembocar en una multa de hasta el 0,2% del PIB (unos 3.500 millones de euros) y la congelación de los fondos europeos.

El Ejecutivo comunitario alerta de que "la deuda pública de Italia sigue siendo un punto débil clave". En 2017 se situó en el 131,2% del PIB, la segunda más alta de la UE sólo superada por Grecia. Según el plan presupuestario remitido por Roma, apenas bajará al 130,9% este año y al 130% en 2019. Es decir, el ritmo de reducción es muy inferior al exigido por las reglas de la UE.

"Esta elevada deuda pública limita el margen de maniobra del Gobierno para realizar inversiones más productivas en beneficio de sus ciudadanos. Teniendo en cuenta el tamaño de la economía, es una fuente de inquietud común para la eurozona en su conjunto", sostiene la carta, firmada por el director general de Asuntos Económicos de la Comisión, el italiano Mario Buti.

Se acabó la indulgencia con Italia

En los últimos años, Bruselas había hecho la vista gorda al incumplimiento por parte de Italia del criterio de deuda. Pero la indulgencia del Ejecutivo comunitario se ha acabado tras recibir los Presupuestos de los populistas italianos. "En particular, la gran expansión fiscal proyectada para 2019 supone un marcado contraste con el ajuste fiscal recomendado por el Consejo. Esa senda fiscal, sumada a los riesgos a la baja para el crecimiento del PIB, es incompatible con la necesidad de reducir la elevada deuda de Italia", reza la misiva.

Roma tiene ahora hasta el 13 de noviembre para presentar alegaciones. Ese mismo día vence el plazo para que el Gobierno populista envíe a la Comisión un nuevo plan presupuestario que respete las reglas de la UE.

Sin embargo, Bruselas carece de herramientas vinculantes para forzar esta rectificación. Si Salivi y Di Maio se niegan a cambiar los Presupuestos de 2019 no puede hacer nada, más allá de esperar que sean los mercados los que castiguen a Italia. Por eso, el Ejecutivo comunitario ha decidido activar en paralelo y de forma acelerada el expediente por deuda excesiva, que sí permite sanciones, aunque tras un largo procedimiento.

La crisis presupuestaria en Italia será el principal punto en la agenda del Eurogrupo que se celebra el próximo lunes 5 de noviembre en Bruselas. Allí, los ministros de Economía expresarán su apoyo sin fisuras a la Comisión en su pulso con Roma. El Gobierno de La Liga y el M5E está completamente aislado en la UE.