Los líderes del M5E y La Liga, Luigi di Maio y Matteo Salvini

Los líderes del M5E y La Liga, Luigi di Maio y Matteo Salvini Tony Gentile/Reuters

Europa

La prima de riesgo italiana por encima de los 300 ante el plan de Salvini de elevar el déficit

Los futuros presupuestos de Italia, que planea inversiones multimillonarias y gastos no previstos, han provocado que se dispare la prima de riesgo, que caiga la Bolsa de Milán y que la UE se enfrente a Salvini.

La prima de riesgo de Italia se ha situado en 303 puntos básicos, alcanzando niveles del pasado mes de mayo, a causa del temor de los mercados por la intención del Gobierno de aumentar el déficit hasta el 2,4% del PIB en el próximo trienio.

La prima de riesgo, que mide el diferencial entre el bono italiano a diez años y el alemán para el mismo periodo, se situó en los 303 puntos básicos tras una jornada en la que el pico mínimo fue de 289 puntosEn el mercado secundario, la rentabilidad del decenal alcanzó el 3,452%.

La tendencia alcista del indicador de la prima de riesgo se produce después de que el Gobierno del antisistema Movimiento 5 Estrellas y de la ultraderechista Liga haya planteado un aumento del déficit hasta el 2,4% del PIB en el próximo trienio.

El Gobierno de Italia ha reivindicado su soberanía ante las críticas de la Unión Europea (UE) por los presupuestos expansivos que prepara pero asegura que es para cumplir y financiar sus promesas electorales.

Mientras tanto, al cierre este martes, la Bolsa de Milán registró pérdidas del 0,23% en su selectivo, sobre todo con la prima de riesgo disparada. 

Esto a pesar de las reiteradas llamadas a la calma del Gobierno italiano, como la de su ministro de Economía, Giovanni Tria, que el pasado lunes pidió tranquilidad al Eurogrupo.

El ministro de Desarrollo Económico, Luigi Di Maio, acusó a las autoridades europeas de inflamar la prima de riesgo y de "realizar declaraciones para crear tensiones" pues, indicó, "los mercados son sensibles a las palabras de los comisarios europeos".

Di Maio, también vicepresidente y líder del Cinco Estrellas, insistió en que el déficit permanecerá en el discutido 2,4% del PIB: "No cederemos ni un centímetro", puntualizó.

"Que nos den el tiempo para ilustrar (los presupuestos), de decir qué queremos hacer para el crecimiento, para las inversiones y para el gasto social y después debatimos", zanjó el ministro a los medios al margen de un foro económico.

Más duro, en su línea, fue el otro vicepresidente del Gobierno y líder de la Liga, Matteo Salvini, quien aseguró que Italia puede pedir daños y perjuicios a quien "desea el mal" al país, en alusión a las críticas de Juncker y otros "burócratas" de Bruselas, donde al igual que el resto de socios europeos tendrá que presentar el 15 de octubre sus proyectos presupuestarios para el próximo año.

"¿Las palabras y amenazas de Juncker y otros burócratas europeos continúan haciendo subir la primera de riesgo con el objetivo de atacar al Gobierno y a la economía italiana? Estamos preparados para pedir daños a quien desea el mal de Italia", escribió en Twitter.

El encargado de llamar a la calma fue el propio primer ministro, Giuseppe Conte, quien recordó que "Italia es un país fundador de la Unión Europea y de la Unión Monetaria" y, por ello, subrayó que el euro es "irrenunciable", lo que tranquilizó a la Bolsa y contuvo su caída.

Por otro lado, avanzó que ya ultiman unos Presupuestos que calificó de "serios, valientes y dirigidos a apoyar el crecimiento en base a un desarrollo sostenible y la equidad social".

Inversiones y medidas sociales

Entre las medidas que propondrán está la Renta de Ciudadanía, una ayuda para desempleados, además de "profundas reformas estructurales del mercado del trabajo", la simplificación de la Administración Pública y la bajada de la presión fiscal a empresas que contraten.

Por otro lado, los Presupuestos contemplarán el que a su juicio será el "mayor plan de inversiones de la historia italiana", que en los próximos tres años destinará 15.000 millones de euros a mejorar las infraestructuras italianas, dentro de un plan en el que en los próximos 15 años se desembolsarán 38.000 millones.

"Queremos dar al país infraestructuras modernas y seguras, para convertirlo en un laboratorio permanente de innovación y desarrollo", señaló el primer ministro en Facebook.

Conte defendió que su Gobierno "respeta sus prerrogativas soberanas y también a las instituciones de la UE que ha contribuido a fundar y que -dijo- continúa siendo nuestra casa común".

"Nos preparamos para dialogar con las instituciones europeas con serenidad y respeto de cada papel, confiando en poder demostrar, con documentos en la mano, la bondad del trabajo desempeñado hasta ahora", concluyó.