Matteo Salvini, ministro de Interior italiano

Matteo Salvini, ministro de Interior italiano

Mundo

Salvini no quiere matrimonios gays, "úteros en alquiler y horrores similares" en Italia

El ultraderechista Matteo Salvini, "ejercerá todo el poder posible" para defender "la familia natural" formada por un hombre y una mujer, y ha ordenado que en las solicitudes del documento de identidad aparezcan las palabras "padre" y "madre".

Salvini, que es ministro del interior y vicepresidente del Ejecutivo italiano ha explicado en una entrevista al diario La Nuova Bussola que recientemente comprobó que "en la página web del Ministerio del Interior, en los módulos para solicitar el documento de identidad electrónico" se pedía el nombre de "progenitor 1" y "progenitor 2". Y esto no le gustó , entonces "he hecho que lo cambiaran de inmediato por las palabras 'madre' y 'padre'. Es un pequeño gesto, pero es cierto que haré todo lo que sea posible como ministro del Interior que, por otra parte, está previsto en la Constitución", subrayó.

Además, aseguró que se plantea en el futuro "premiar la natalidad" con medidas como incentivos fiscales para las familias, aunque aparcará de momento esa medida porque, en su opinión, "la prioridad es sostener a la parte productiva con una bajada de impuestos", una promesa que realizó en campaña electoral.

El ministro reiteró que defenderá "la familia natural basada en la unión entre un hombre y una mujer" y que ejercerá "todo el poder posible" en su empresa. Además arremetió contra otras formas de concepción cuando dijo: "úteros en alquiler y horrores similares, absolutamente no".

Salvini, que esta semana se disculpó por los comentarios contra gitanos y mendigos emitidos por la megafonía de un tren, cree que el mejor antídoto contra la inmigración es tenerla bajo control, una máxima que ha aplicado en sus dos meses como ministro al prohibir la llegada a Italia de barcos de ONG con rescatados en el mar.

"Una inmigración bajo control garantiza los derechos de los italianos y de los inmigrantes. La inmigración de los últimos años traía caos, racismo y enfrentamientos sociales. El único antídoto contra el racismo (...) es respetar las leyes, las reglas y controlar a quien sale y entra del país", valoró. El ministro aseguró que "está probado" que en las barcazas que cruzan el Mediterráneo hacia Europa hay "hombres con vínculos terroristas".

Y añadió que "más allá de la lucha contra el terrorismo" también la defensa de los valores y la identidad de los ciudadanos occidentales "pasa por el control de la presencia islámica y de las organizaciones islámicas en Italia", porque "es evidente que la interpretación fanática del Corán es incompatible con nuestros valores de libertad y con los valores cristianos".

Salvini ya se ha mostrado contrario al islam en anteriores ocasiones, como en febrero pasado, cuando afirmó que "el islam es una ley, no una religión" y llamó a cerrar las mezquitas ilegales.