La primera ministra Theresa May no asiste a esta segunda jornada de la cumbre en la UE

La primera ministra Theresa May no asiste a esta segunda jornada de la cumbre en la UE Virgina Mayo/Reuters

Europa Cumbre de Bruselas

La UE insta a May a resolver la disputa con España sobre Gibraltar en el 'brexit'

Los líderes europeos expresa su "inquietud" por la falta de avances en la cuestión de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Bruselas

Noticias relacionadas

Mientras que el acuerdo de mínimos sobre migración costó una maratón de trece horas y media de negociaciones hasta altas horas de la madrugada, los 27 han tardado este viernes menos de media hora en pactar las conclusiones sobre el brexitLos líderes europeos mantienen una unidad sin fisuras en las negociaciones de divorcio con Reino Unido, que contrasta con las divisiones y enfrentamientos en otros asuntos como la propia crisis migratoria o la reforma de la eurozona.

En sus conclusiones, los líderes europeos instan de nuevo a la primera ministra británica, Theresa May, a acelerar las negociaciones bilaterales con España para resolver su disputa sobre la posición que tendrá Gibraltar tras el brexit. El Consejo Europeo recuerda a Londres que todavía quedan "aspectos importantes" en las conversaciones, "incluyendo la aplicación territorial del Acuerdo de Retirada, en particular por lo que se refiere a Gibraltar".

La alusión a La Roca no figuraba en el proyecto original de conclusiones de la cumbre. Fue el ministro de Exteriores, Josep Borrell, el que pidió a sus socios el pasado martes que se incluyera en las conclusiones sobre el brexit. Una maniobra que evidencia que el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez mantiene la misma estrategia política sobre Gibraltar que el anterior de Mariano Rajoy.

Primer contacto entre Sánchez y May

Sánchez sostiene en todo caso que no tiene ninguna "preocupación particular" sobre el Peñón. "Echábamos en falta que no estuviera Gibraltar porque para España es un tema importante", ha explicado al final del Consejo Europeo. El presidente del Gobierno mantuvo un breve contacto con May este jueves y ambos se emplazaron para mantener en breve una reunión bilateral y "continuar la negociación para resolver también la cuestión de Gibraltar".

Desde el inicio de las negociaciones del brexit, la UE ha dado a España poder de veto sobre el futuro del Peñón cuando Reino Unido se marche. Ni el futuro acuerdo comercial entre Bruselas y Londres ni el periodo de transición para garantizar un aterrizaje suave se aplicarán a Gibraltar a menos que no haya un acuerdo previo entre el Gobierno británico y el español, según ha confirmado Borrell.

El Gobierno de Rajoy planteó cuatro exigencias a May sobre Gibraltar: control compartido del aeropuerto, más transparencia para que deje de ejercer como un paraíso fiscal, lucha contra el contrabando y mejor protección medioambiental. La disputa sobre la soberanía no está en la mesa de diálogo. Pero las negociaciones se bloquearon ya justo antes de la moción de censura que propició la llegada de Sánchez al poder. El tiempo apremia porque la UE quiere que el acuerdo de divorcio se cierre en octubre de este año, para dar tiempo a ratificarlo. Y Bruselas ha acelerado los preparativos para un posible brexit caótico, sin acuerdo de divorcio.

En sus conclusiones sobre el brexit, los líderes de la UE expresan su preocupación por la falta de avances en la delicada cuestión de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte.  "Las negociaciones sólo pueden avanzar si los compromisos asumidos hasta ahora se respetan plenamente", avisan a May.

La UE reclama además acelerar las negociaciones sobre la relación futura que tendrán Bruselas y Londres tras el brexit. "Esto requiere más claridad, así como propuestas realistas y factibles por parte de Reino Unido sobre las relaciones futuras", dice el texto. Una nueva advertencia contra la tentación del Gobierno de May de tratar de elegir a la carta su posición futura en la UE.