El negociador de la UE para el 'brexit', Michel Barnier

El negociador de la UE para el 'brexit', Michel Barnier François Lenoir/Reuters

Europa

España pide a la UE más garantías sobre su veto 'postbrexit' para Gibraltar

El Gobierno de Rajoy mantiene reservas sobre el acuerdo entre Bruselas y Londres para la transición del brexit.

Bruselas

Noticias relacionadas

La disputa entre Madrid y Londres sobre Gibraltar vuelve a contaminar las negociaciones del brexit. Al Gobierno de Mariano Rajoy le ha indignado que el negociador británico, David Davis, presumiera de que el Peñón se beneficiará del periodo de transición postbrexit acordado este lunes con su homólogo europeo, Michel Barnierpese a que no ha habido un pacto previo entre España y Reino Unido.

Por eso, la delegación española ha pedido este martes a sus socios comunitarios garantías extra de que tendrá poder de veto sobre cualquier decisión sobre las relaciones futuras entre la UE y Gibraltar. Reclama algún tipo de corrección o matización a la interpretación que ha hecho Davis. De lo contrario, amenaza con negar su visto bueno al acuerdo sobre la transición.

Estaba previsto que este pacto se ratificara durante la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebra este jueves y viernes en Bruselas. Pero de momento, el Gobierno de Rajoy mantiene reservas sobre el párrafo del borrador de conclusiones que habla de la transición posterior al brexit. "España quiere garantías sobre Gibraltar", explican a EL ESPAÑOL fuentes europeas.

En su carta de invitación a la cumbre, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, asegura, sin citar directamente a España, que está manteniendo consultas "con algunos de los Estados miembros más preocupados" por el acuerdo con Reino Unido sobre la transición postbrexit. En su equipo esperan que el diálogo sirva para resolver las dudas pendientes, levantar todas las reservas (además de España, otros países tienen problemas) y poder ratificar el viernes el pacto sobre la transición. Pero el propio Tusk reconoce que la cuestión "está abierta".

Al ser preguntado por las dudas del Gobierno de Rajoy, el negociador de la UE para el brexit ha tratado de lanzar un mensaje tranquilizador. "Gibraltar se irá de la UE al mismo tiempo que Reino Unido. Hasta en dos ocasiones, los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 han confirmado que ningún acuerdo entre la UE y Reino Unido podrá aplicarse al territorio Gibraltar sin un acuerdo bilateral entre Reino Unido y España. Hay una solidaridad clara de los 27 sobre esta cuestión", ha resaltado Barnier. El acuerdo sobre la transición no cambia en nada este principio, ha agregado.

Los 27, solidarios con España

Durante la reunión a puerta cerrda de ministros de Asuntos Europeos celebrada este martes, el secretario de Estado para la UE, Jorge Toledo, ha reiterado que la cuestión de Gibraltar preocupa a España, pero en ningún momento ha amenazado con bloquear las conclusiones de la cumbre, según las fuentes consultadas por este periódico. "Al igual que somos solidarios con Irlanda, también lo somos con España", ha dicho la viceprimera ministra búlgara, Ekaterina Zaharieva, cuyo país ocupa la presidencia de turno de la UE. 

El primer borrador del texto jurídico del tratado de divorcio pactado entre Bruselas y Londres incluye a Gibraltar en su ámbito de aplicación, también para el periodo transitorio. No obstante, añade una nota a pie de página recordando que España puede todavía ejercer su veto. El Gobierno de Rajoy está conforme con la redacción del acuerdo, pero le ha alarmado la interpretación de David Davis, que ya da por hecho que Gibraltar se beneficiará de la transición. Por eso reclama a la UE aclaraciones adicionales.

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, admitió este lunes que su objetivo es que Gibraltar se beneficie de la transición para salvaguardar los derechos de los españoles que trabajan ahí. Dijo que las negociaciones con Londres son constructivas, pero todavía no hay acuerdo. El Gobierno español quiere garantizar el uso compartido del aeropuerto de Gibraltar; poner coto al contrabando de tabaco y a las prácticas fiscales agresivas del Gobierno del Peñón; y resolver los problemas medioambientales en la zona. Dastis espera llegar a un acuerdo con el Gobierno británico antes de octubre.

La cuestión de la soberanía se ha aparcado ante la negativa del Gobierno de May a discutir sobre esta cuestión sin el visto bueno de los gibraltareños. España no renuncia a seguir pidiendo la soberanía compartida de Gibraltar, pero no quiere convertir el futuro acuerdo entre la UE y Reino Unido en "rehén" de este debate, ha explicado el ministro de Exteriores. Sobre todo, porque ve imposible alcanzar un acuerdo antes de que se materialice el brexit.