Coches calcinados en la carretera donde murieron 45 personas.

Coches calcinados en la carretera donde murieron 45 personas.

Europa

Protección Civil subestimó el incendio que mató a 64 personas en Portugal

El informe de la comisión de investigación independiente señala que "no hubo una correcta percepción de la gravedad potencial del fuego y no se movilizaron totalmente los medios disponibles".

Joana Rei

Casi cuatro meses después del incendio de Pedrogão Grande, en Portugal, donde murieron 64 personas, el informe de la comisión de investigación independiente, nombrada por el Parlamento señala que hubo fallos en la coordinación de Protección Civil, que no evaluó correctamente la gravedad del incendio.

El informe, de cerca de 300 páginas, concluye que "desde que el momento en que se da el alerta de incendio no hubo una correcta percepción de la gravedad potencial del fuego y no se movilizaron totalmente los medios disponibles". Esto, junto con "fenómenos meteorológicos extremos acabaron por conducir el fuego a una situación perfectamente incontrolable". Según los datos de la comisión, después de las 16.00 horas el incendio era totalmente incontrolable. 

En declaraciones a los medios en la presentación del informe, el presidente de la comisión, João Guerreiro, dijo que "podría haber existido una previsión de medidas inmediatamente después de que el incendio empezara". "Las medidas que deberían haber sido tomadas, de responsabilidad del comando de Protección Civil podrían haber moderado los efectos del incendio, llevando incluso a la retirada de las poblaciones", dijo.

Esas medidas, que incluyen las "relativas a la circulación vial, el acompañamiento de la población rural y la preparación de la evacuación", deberían haber sido tomadas en una fase inicial del incendio.

El informe cuestiona también la decisión de que no hubiera intervención de cualquier medio aéreo entre las 16.00 y las 18.00 horas, cuando el incendio ya estaba en una "fase crítica".  Sobre las 17.00 horas de la tarde estaban movilizados "68 efectivos, 22 vehículos y ningún medio aéreo", escribe la comisión.

Sin embargo, los expertos señalan también las condiciones meteorológicas "únicas" que ocurrieron esos días, llevando a una "alteración radical del comportamiento del fuego en dos ocasiones", la segunda de las cuales "imposible de prever por ningún servicio de emergencias de Portugal o Europa".

El primer ministro portugués, Antonio Costa, ha reaccionado al informe diciendo que se asumirán "responsabilidades políticas si es el caso". "Sacaremos todas las conclusiones que haya que sacar y asumiremos las responsabilidades", ha dicho.

La carretera de la muerte

45 de las 64 víctimas mortales del incendio estaban huyendo del incendio y se han visto atrapadas en la carretera EN236, donde han terminado por morir, algunas de ellas calcinadas en sus coches. En su momento, mucho se especuló sobre la actuación de la Guardia Nacional Republicana (GNR), y la hipótesis de que pudiera haber desviado a los coches hacia la carretera fatídica

Sin embargo, el informe refiere que "en ningún momento la GNR indicó la EN236 como itinerario alternativo al IC8". El documento  subraya que el comando de operaciones "no ha dado a la GNR informaciones sobre el riesgo de esa carretera" y que los agentes en el lugar decidieron el corte de carreteras "por libre iniciativa".

Las dos medidas que podrían haber sido tomadas para alterar el trágico desenlace, según el informe -"la evacuación de los pueblos o la indicación a la gente para que no saliera de casa"-, dependían de información "que no tenía la GNR".

Fallos de comunicación y caos en el centro de operaciones

Las críticas de la comisión se alargan al Puesto de Comando Operacional, que tuvo tres localizaciones distintas y donde, además, se vivieron situaciones cercanas al caos. "Estaba permanentemente abarrotado, desorganizado, desorientado, descoordinado, con autoridades políticas interviniendo en decisiones operacionales. Los medios de comunicación estaban muy cerca del PCO. El comando estaba obligado a intercalar su trabajo para realizar briefings a las distintas autoridades y entidades que allí estaban", se puede leer en el documento.

Los fallos del sistema de comunicaciones de la red de emergencia establecida en estas ocasiones -SIRESP- también son referidos en el documento, pero sin la importancia que parecían tener en su momento, una vez que sus "insuficiencias fueron colmadas recurriendo a la red móvil pública" y a otro sistema de comunicación de emergencia.