Valerie Plame en el vídeo promocional de su campaña

Valerie Plame en el vídeo promocional de su campaña

EEUU Elecciones

Valerie Plame, de la CIA a la política para vengar la traición de Bush: "Tengo cuentas pendientes"

Su identidad fue filtrada por el Gobierno de EEUU tras atacar su marido la estrategia de Bush para justificar la guerra de Irak. 

Noticias relacionadas

"Yo era una agente encubierta de la CIA y tenía una misión: evitar que los terroristas tuvieran acceso a armas nucleares. He trabajado en los lugares más peligrosos del planeta: Irán, Irak, Siria, Pakistán, Corea del Norte.... Después el jefe de Gabinete se vengó de mi marido filtrando mi verdadera identidad. ¿Sabéis quién le otorgó el perdón presidencial? Trump". 

La exagente de la CIA Valerie Plame arranca su carrera política con un espectacular vídeo promocional en la que aparece como una mujer de acción en plan justiciera. Unas imágenes que recuerdan a una trepidante película de espías para captar la atención de los votantes. Plame ha anunciado a ritmo de thriller que se presenta a las elecciones de noviembre de 2020 para luchar por un escaño en el Congreso por Nuevo México. "Señor presidente, tengo cuentas pendientes", reta en el clip. 

Fue protagonista de portadas en todo el mundo en 2003 después de que su identidad fuese revelada por el Gobierno estadounidense de George Bush. Ella lleva denunciando desde entonces que todo se debe a una venganza contra su marido por la que ella pagó el alto precio de ser descubierta. Su pareja, el exembajador Joseph Wilson, había escrito un artículo en el que acusaba a la Casa Blanca de usar falsos argumentos para justificar la invasión de Irak en 2003 podría estar en el origen de esta turbia historia de traiciones políticas. 

La filtración del nombre de Plame desató una pesquisa judicial de más de dos años que se cobró la cabeza del ex alto asesor de la Casa Blanca Lewis "Scooter" Libby, quien fue condenado en 2007 a dos años y medio de cárcel por mentir y obstruir a la justicia en esa investigación.

El jurado que analizó el caso determinó entonces que el exjefe de gabinete del ex vicepresidente Dick Cheney mintió a los investigadores sobre sus conversaciones con periodistas sobre Plame.

Libby fue condenado a 30 meses de cárcel, pero el entonces presidente George W. Bush conmutó la pena al considerarla "excesiva", aunque mantuvo la multa de 250.000 dólares y los dos años de libertad condicional, y no le concedió el perdón presidencial. Sin embargo, el presidente estadounidense, Donald Trump, indultó en abril de 2018 a "Scooter" Libby asegurando que había sido tratado "injustamente".

En su nueva etapa como política, Plame deberá hacer frente a Ben Ray Luján, que ocupa ese cargo desde 2009 y es uno de los miembros de la Cámara Baja más cercanos a su presidenta, la demócrata Nancy Pelosi.