El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn Reuters

Tribuna

Por qué Jeremy Corbyn es un hombre peligroso

Un ilustre británico amenazó una vez a los europeos que para escapar de la guerra, aceptaron el deshonor del hitlerismo: además de la guerra, el deshonor les perseguirá.

Con todo respeto, tal vez hoy le corresponda a los europeos decirles a sus socios británicos que a fuerza de jugar con fuego, mentir a los votantes y a sus aliados, y hacer trampa con la historia y con su propia grandeza, corren el riesgo de encontrarse tanto con el brexit como con Jeremy Corbyn.

En la catástrofe que será (¿sería?) el brexit, todo o casi todo se ha dicho ya; y ahora le corresponde al Reino Unido correr hacia el abismo, o, como dijo, esta vez un ilustre francés, "retirar el movimiento".

Sin embargo, no estoy seguro de que haya quedado claro para todos lo que supondría para la patria de Disraeli y Churchill la llegada al poder de Jeremy Corbyn. El desastre sería que, ante unas nuevas elecciones generales, el laborista podría capitalizar, como indican las encuestas, el desgaste de su adversario conservador y su 'coherencia ideológica'.

no estoy seguro de que haya quedado claro para todos lo que supondría para la patria de Disraeli y Churchill la llegada al poder de Jeremy Corbyn

Jeremy Corbyn, no podemos repetirlo lo suficiente, está muy familiarizado con los canales de televisión iraníes, que en 2012 se regocijaron por la liberación de cientos de activistas palestinos de Hamas, muchos de los cuales tenían las manos manchadas de sangre, llamándolos "hermanos".

Es ese parlamentario que nunca pierde la oportunidad de expresar el orgullo que supone para él (un militante envejecido bajo las ataduras de un partido político que le parece imponente, monótono y mordaz) recibir a los "camaradas" de Hezbollah bajo el oro de Westminster. O quedar a tomar el té con un personaje como Raed Salah, cuya principal contribución a la "causa palestina" es haber definido a los judíos como "bacterias" o "monos" o criminales que amasan pan sin levadura con la sangre de "niños no" judíos ".

Es un "peregrino de paz" al que la prensa británica ha desenterrado este verano con unos vídeos terribles que lo muestran en Túnez, recordando una de las tumbas de al menos uno de los organizadores de la masacre de atletas israelíes en Múnich, en 1972.

Es el político descuidado que ha aceptado incluir, entre los grandes donantes de su campaña, a un hombre, Ibrahim Hamami, que, después de ser editorialista del periódico oficial de Hamas, se convirtió en un propagandista del asesinato con arma blanca de los judíos en Israel.

Es el amable amigo de las artes que en 2012, cuando los londinenses se indignaron porque en una pared de Hanbury Street, apareció un mural de la artista estadounidense Kalen Ockerman, que representa a banqueros de nariz ganchuda en un círculo alrededor de un mapa del mundo en forma de Monopoly, a su vez apoyado en las espaldas desnudas de los condenados de la Tierra, tuvo el primer reflejo de llorar por ver amenazada la libertad de expresión.

Es el seguidor de la teoría de la conspiración que en las entrevistas con la prensa iraní no vacila en atribuir a Israel las operaciones de "desestabilización" llevadas a cabo "en Egipto" por "yihadistas".

Y es el abierto antisemita que, en 2013, durante una conferencia en la que escuchó peticiones para boicotear el Día de los Caídos o comentarios sutiles sobre la posible responsabilidad de los judíos en la masacre del 11 de septiembre, declaró que los "sionistas", incluso cuando vivieron en Gran Bretaña "durante mucho tiempo" o incluso "de por vida", tuvieron una dificultad atávica para comprender la "ironía inglesa".

Corbyn posee una enorme ignorancia de los mecanismos de una economía moderna y un odio loco hacia una América acusada de todos los males

Hay que sumar a ello su enorme ignorancia de los mecanismos de una economía moderna y el sentimiento que comunica, cuando habla de renacionalización, impuestos, reglas anti-austeridad o el sistema de salud, servicios públicos que han permanecido en la era del arcaísmo de los años cincuenta.

Luego agrega su odio loco hacia una América acusada de todos los males y a la que, según uno de sus lugartenientes, Seumas Milne, la vieja y buena Unión Soviética, en el momento de su esplendor y a pesar de algo de poca importancia como decenas de millones de muertes, le ha resultado útil como un "contrapeso".

Y ni siquiera quiero hablar sobre el giro que lo lleva a alinearse, casi siempre, con las posiciones rusas: obviamente, Siria; el rechazo a creerse las hipótesis de la mano del Kremlin en el intento de envenenamiento de Skripal y su hija; o nuevamente, unas semanas antes de asumir el liderazgo del partido, la afirmación de que una fábrica de fake news como Russia Today era tan creíble como la venerable BBC.

Hoy hay en Occidente un puñado de líderes iliberales que se regocijan ante la perspectiva de un crepúsculo de la democracia y los valores del humanismo europeo. Es el caso de Viktor Orban en Hungría, Matteo Salvini en Italia, Donald Trump en los Estados Unidos y Marine Le Pen y JeanLuc Mélenchon en Francia.

Y realmente no importa si son 'izquierdistas' o 'derechistas' porque están de acuerdo con la idea de que la Ilustración se ha establecido y de que Putin es su gran hombre.

Jeremy Corbyn es uno de ellos.

Y la perspectiva de verlo en el cargo, como un refuerzo de esta oscura Internacional, me parece al menos tan temible como el Brexit.

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
Macron, en el centro, junto con Trump y Merkel, en la foto de familia del G7 en Biarritz.

Caótico G7 en Biarritz entre el vodevil del ministro iraní y la escalada de la guerra comercial

Siguiente