CC

CC

The New York Times

LA DEMOCRACIA A EXAMEN

Una democracia que se ahoga en efectivo

Mientras los ricos y poderosos destinan cada vez más dinero a las campañas políticas y a los lobby, las voces de los americanos de a pie están siendo silenciadas.

La marea de dinero que se hincha alrededor del sistema político estadounidense sigue aumentando. En 2016, los candidatos al Gobierno federal gastaron una cifra récord de 6.400 millones de dólares en sus campañas, mientras que los lobistas gastaron 3.150 millones para influir en el gobierno en Washington. Ambas sumas son el doble de los niveles de 2000.

Pero, ¿qué compra todo este dinero? Nadie cree en serio que la calidad de la democracia representativa estadounidense haya doblado su valor. ¿Se ha vuelto, al contrario, el doble de corrupta?

NYT

NYT

Suscríbete Iniciar sesión

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
El desembarque del Open Arms en Lampedusa.

Italia inmoviliza el 'Open Arms' por "anomalías graves"

Siguiente