NYT

NYT

LA DEMOCRACIA A EXAMEN

Soñamos con vivir en una Venezuela libre

No es demasiado tarde para que salvemos nuestra democracia.

Cuando mi marido, el líder opositor venezolano y preso político, Leopoldo López, me pidió matrimonio en 2006, me dijo que casarme con él significaba casarme con Venezuela. Yo no confiaba en la política, pero el idealismo y el amor de Leopoldo por nuestro país me conmovieron tanto que dije que sí.

En ese momento, Leopoldo era el alcalde del distrito de Chacao, en Caracas. En 2009, un año después de que el Gobierno le impidiera presentarse a las elecciones para cualquier cargo público, se convirtió en trabajador social y fundó el partido Voluntad Popular. Yo era la madre de nuestros dos hijos y llevaba una fundación local.

NYT

NYT

Suscríbete Iniciar sesión

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
Un charco de sangre ante las puertas del hospital de de Dera Ismail Khan (Pakistán) tras el atentado suicida.

Al menos 10 muertos y una treintena de heridos en un atentado suicida tras un tiroteo en Pakistán

Siguiente