Un restaurante de San Vicent del Raspeig (Alicante) reparte varias series del gordo

Un restaurante de San Vicent del Raspeig (Alicante) reparte varias series del gordo Efe

Lotería de Navidad

El dueño de un bar en Alicante regala 10 décimos del Gordo a varios clientes: "Yo me jubilo"

En la misma localidad, un albañil, de 48 años, ha sido agraciado con 400.000 euros y también tiempo la cesta de Navidad que se rifaba en el bar al haber apostado por el 90.

Noticias relacionadas

El bar Pepe de San Vicente del Raspeig (Alicante) ha repartido 60 décimos del Gordo (24 millones de euros) y 10 de ellos los ha regalado el propietario, Basilio Suárez, a empleados y clientes, el último ayer a una cuadrilla de amigos cuarentones que se hacen llamar Los Tristes

Así ha celebrado el Bar Pepe los 40 décimos del Gordo

Los Tristes son una quincena de amigos que se conocieron en el colegio y la universidad y que todos los años se reúnen antes de la Navidad para compartir una comida en el bar Pepe de San Vicente

[Compruebe aquí su número de la Lotería de Navidad]

Como otros años, pidieron a Basilio un décimo de la Lotería de Navidad y este hombre se había quedado sin boletos para vender, por lo que le dio a 'Los Tristes' uno de los dos décimos del Gordo, el 26.590, que se había reservado, y se lo regaló sin pensar que se le escapaban de las manos 400.000 euros.

En declaraciones a Efe, Basilio Suárez, de 67 años, ha explicado que con el boleto que se ha reservado (también le dio uno a su hijo) se jubila definitivamente y el próximo 6 de enero cierra el bar, que se sitúa en el número 4 de la calle Poeta Miguel Hernández.

[10.989, segundo premio de la Lotería de Navidad]

"He vendido 50 décimos a los clientes que han comprado, la mayoría son habituales, de toda la vida y que vienen a diario en este barrio de trabajadores", ha explicado.

Los 10 restantes los ha regalado a clientes que considera amigos y también a otras personas especiales, como una exempleada y también a una cocinera que lleva solamente un mes y medio trabajando en su bar.

[750, tercer premio de la Lotería de Navidad]

El número 26.590 era vendido en un primer momento por otro bar cercano que cerró y Basilio decidió pedirlo al despacho de loterías número 1 de la ciudad porque muchos de los clientes pasaron a su establecimiento y le sugirieron que, para seguir la tradición, podía pasar a repartirlo él, lo cual hace a 20 euros, sin llevarse comisión.

Aunque Basilio tenía reservas para dar de comer hoy, está cancelándolas todas porque la alegría y el desbordamiento de emociones y sensaciones hacen imposible trabajar hoy en este pequeño pero feliz bar de San Vicente.

De Los Tristes ha explicado que ayer mismo les dio uno de los dos boletos del Gordo que se había quedado para él mismo porque había vendido todos los décimos y no quería defraudarles en su comida de Navidad. 

"Antes tenía problemas con bancos"

El hijo del dueño del bar, también agraciado con 400.000 euros, ha explicado que ha pasado en las últimas semanas un "suplicio" con los bancos para comprar una casa en el cercano municipio de Hondón de las Nieves y, tras "muchos problemas, muchísimos", ha tenido que renunciar a una hipoteca por las condiciones gravosas y se ha conformado con pedir un crédito personal de 40.000 euros para adquirir la casa.

"En las últimas semanas he tenido muchas peleas con los bancos. Me pedían papeles y más papeles, y ha sido todo muy difícil", se ha quejado Basilio, quien ahora recomendaría a las entidades bancarias "que tienen que cuidar más a la gente humilde y trabajadora, porque somos los que sacamos adelante el país".

"Antes tenía muchos problemas con los bancos, ahora lo tienen ellos conmigo", ha proseguido feliz este hombre, que usará parte del dinero para pagar "a toca teja" la vivienda y, tras "cambiar de banco", guardar el resto para "disfrutar" de la vida, con un viaje incluido con su hija de 13 años y su pareja.

El Gordo y la cesta de Navidad

En esta misma localidad, Juan José Pérez, un albañil de 48 años, ha sido agraciado con los 400.000 euros del Gordo de la Lotería y está feliz por "el dineral" que le ha tocado, y también porque ha ganado la cesta de Navidad del bar, "con cinco botellas de vino y un jamón".

En declaraciones a Efe, Pérez ha explicado que trabaja a los mandos de una grúa de la construcción y que tiene seis hermanos con los que compartirá los 400.000 euros del Gordo.

"También llevo el '90' en la cesta del bar, ¡que lleva un jamón, cinco botellas de vino y dos décimos para el sorteo del Niño!", ha exclamado a las puertas de la administración de loterías donde ha comprado el Gordo, la número 1 de San Vicente, en el número 8 de la calle Manuel de Falla, que ha vendido 19 series del 26.590: 76 millones de euros.

Pérez celebrará el próximo viernes a lo grande su 49 cumpleaños y ha relatado que lleva 20 años jugando al número premiado, del que este año no sabía si volver a comprar o no.

Lo primero que hará es comprar un coche "normalito, de tipo todoterreno" y luego gestionar el resto porque "el dinero se va muy pronto". Juan José no tiene esposa ni hijos y vive con su madre, pero compartirá parte del premio con sus seis hermanos.

"Haré un buen viaje"

A la administración número 1 han llegado más agraciados, como Alberto Aracil, de 52 años y camarero del restaurante "Pascualet" que lleva un décimo a medias con un cliente.

"Con la mitad del Gordo voy a tapar agujerillos y haré un buen viaje" pero seguirá trabajando después porque es consciente de que los alrededor de 170.000 euros no son suficientes para vivir de las rentas.

"Si lo hubiera llevado entero (el Gordo), seguro que dejaría de trabajar", ha lamentado entre sonrisas este hombre, que esta misma tarde va a celebrarlo con una buena fiesta.

"Me dicen que son menos de los 200.000 euros de medio décimo porque hay que pagar los impuestos, pero esta vez se lo voy a dar a gusto a Hacienda, sí señor", ha añadido.