Pablo Iglesias tras su declaración en la Audiencia Nacional.

Pablo Iglesias tras su declaración en la Audiencia Nacional.

Tribunales CASO TÁNDEM

El juez investiga a Villarejo por el robo del móvil a la jefa de gabinete de Iglesias

Manuel García-Castellón abre una pieza para averiguar si el excomisario tenía una copia del terminal por iniciativa propia o a instancias de Interior.

El juez del caso Villarejo ha abierto una nueva pieza para investigar el hallazgo de una copia del teléfono de Dina Bousselham, jefa de gabinete de Pablo Iglesias en el Parlamento Europeo entre 2014 y 2015, en el domicilio del excomisario José Manuel Villarejo.

Los agentes de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía encontraron toda la información del teléfono de la asistente del líder de Podemos en manos del principal investigado del caso Tándem en un registro, con datos íntimos tanto de Iglesias como de Bousselham e importante información política en sus conversaciones, tanto de Podemos como de otros partidos.

El juez ofreció a Pablo Iglesias personarse como perjudicado en la causa, cosa que ha hecho este mismo miércoles y ha declarado en el Juzgado Central de Instrucción número 6 sobre el asunto. 

¿Fue un encargo de Interior?

Dentro del caso Villarejo, como ha adelantado Eldiario.es y confirman fuentes jurídicas a EL ESPAÑOL, García-Castellón ha abierto una nueva investigación sobre el robo del teléfono a Bousselham, cómo se ejecutó, si fue el propio Villarejo o alguien de su entorno quien lo llevó a cabo y cuáles fueron sus motivaciones: es decir, si lo hizo por iniciativa propia o fue un encargo del ministerio de Interior para el que trabajaba, bajo las órdenes del Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía, Eugenio Pino. 

Cabe recordar que la brigada policial dirigida por Pino fue la encargada de elaborar un informe del que se infería una presunta financiación irregular de Podemos, el llamado informe P.I.S.A. (Pablo Iglesias Sociedad Anónima) que fue filtrado a algunos medios de comunicación sin membretes oficiales del Ministerio de Interior, aunque fue ordenado por quienes se encontraban al frente de éste. 

En otra pieza del caso Villarejo, Kitchen, se investiga a Pino y a otros miembros del "grupo parapolicial", como lo define la Fiscalía Anticorrupción que hizo un seguimiento al margen de la Justicia al extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, para recuperar documentos en su poder que comprometían a altos cargos de dicho partido por encargo del Ministerio de Interior del Gobierno de Rajoy.