Iñaki Urdangarin.

Iñaki Urdangarin.

Tribunales

Varapalo del Tribunal Constitucional a Urdangarin: ni siquiera acepta tramitar su recurso

El cuñado del rey Felipe pierde su última ocasión de tumbar su condena a cinco años y 10 meses de prisión.

El Tribunal Constitucional ha decidido, por unanimidad, no admitir a trámite el recurso presentado por Iñaki Urdangarin, cuñado del rey Felipe y marido de la infanta Cristina de Borbón, contra la sentencia en la que fue condenado a cinco años y 10 meses de prisión por "utilizar su condición de prevalencia" para enriquecerse ilícitamente gracias a contratos adjudicados por las administraciones públicas al Instituto Noos.

En una resolución dada a conocer este miércoles, el TC afirma que el recurso de amparo de Urdangarin "carece de especial trascendencia constitucional para ser admitido". En otras ocasiones, el TC añade la explicación, siquiera sea sucinta, de los argumentos que le han llevado a esa valoración. Ésta vez no lo ha hecho. La providencia está firmada por el presidente del tribunal, Juan José González Rivas, y los magistrados Alfredo Montoya y Cándido Conde-Pumpido (exfiscalgeneral).

Urdangarin consideraba que su condena -dictada en primera instancia por la Audiencia de Baleares y confirmada por el Tribunal Supremo- podía vulnerar los derechos fundamentales a la tutela judicial efectiva, a la libertad y a la presunción de inocencia.

La Sala Penal del Supremo confirmó la condena a Urdangarin por delitos de prevaricación en concurso medial con un delito de malversación de caudales públicos, fraude a la Administración, tráfico de influencias y dos delitos fiscales. El alto tribunal redujo en cinco meses la condena inicial de la Audiencia de Baleares al absolverle del delito continuado de falsedad en documento público cometido por funcionario, un delito que también se anuló a su socio en el Instituto Noos, Diego Torres. El Supremo entendió que en los hechos probados de la sentencia no se les atribuía a ninguno de los dos una contribución a esas falsedades.

El Supremo declaró en sentencia que Urdangarin "influyó" sobre autoridades y funcionarios de la Administración autonómica balear "desde una aprovechada posición de prevalencia" para obtener contratos económicamente beneficiosos para él.

"A través de su amistad con el coacusado Jose Luis Ballester, director de deportes, y la situación de privilegio de que disfrutaba como consecuencia de su matrimonio con una hija de quien era entonces jefe del Estado, Urdangarin consiguió mover la voluntad tanto de Ballester como de Jaume Matas [expresidente del Gobierno balear] para obtener la contratación con la Asociación Instituto Noos (...) orillando toda concurrencia y los condicionantes que podrían derivarse de una tramitación ajustada a la legalidad”. 

La inadmisión de la demanda de amparo por el Tribunal Constitucional era la última oportunidad del cuñado del rey para conseguir la anulación o corrección de la condena. Ahora sólo puede ir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con muy inciertas posibilidades de éxito.

Iñaki Urdangarin cumple su condena en la prisión de Ávila desde el pasado 18 de junio. Recientemente la junta de tratamiento de la cárcel acordó, por cinco votos frente a dos, mantenerle en segundo grado penitenciario.