El excomisario Villarejo, tras una declaración judicial./

El excomisario Villarejo, tras una declaración judicial./ Efe

Tribunales

La Fiscalía pide prisión para Villarejo por decir que Sanz Roldán amenazó de muerte a Corinna

El Ministerio Público presenta el segundo escrito de acusación en 15 días contra el excomisario, en este caso por calumnias y denuncia falsa. 

La Fiscalía de Madrid solicita dos años de prisión para el excomisario José Manuel Villarejo por los presuntos delito de calumnias y denuncia falsa contra el director del CNI, Félix Sanz Roldán, sobre el que afirmó en un programa de televisión que había "amenazado de muerte" a Corinna Zu Sayn-Wittgestein, la amiga íntima del rey emérito.

El Ministerio Público, en el segundo escrito de acusación con petición de prisión que presenta en los últimos 15 días contra el ex agente encubierto, solicita un año de prisión por el presunto delito de calumnias y otro año por el presunto delito de denuncia falsa. También pide la comparecencia como testigo del director del CNI, Sanz Roldán, para el juicio al que todavía no se ha puesto fecha. 

Sobre la querella por calumnias, la Fiscalía denuncia en su escrito de acusación que Villarejo afirmó el día 5 de junio de 2017 en el programa 'Salvados' de La Sexta que "Sanz Roldán había amenazado de muerte a Corinna zu Sayn-Wittgenstein siendo consciente de que no era cierto". Unas amenazas que la propia afectada también dijo haber sufrido en una reunión en Londres mantenida con Villarejo y el empresario Juan Villalonga cuyo contenido publicó EL ESPAÑOL.

En el citado programa televisivo, Villarejo sostuvo que el CNI amenazó a Corinna para que no hiciera pública la información que conocía sobre el rey emérito y de la que se podrían extraer presuntos delitos cometidos por éste. Esa información, según las denominadas 'Cintas de Corinna' publicadas por este diario, se referirían a presuntas mordidas solicitadas por Juan Carlos I por la adjudicación del contrato de construcción del AVE a la Meca o los fondos y patrimonio inmobiliario que el padre de Felipe VI tendría en el extranjero a nombre de terceros, según la versión de la empresaria alemana. 

Denuncia falsa

En cuanto al presunto delito por denuncia falsa, la querella de la Fiscalía viene porque Villarejo afirmara que sólo miembros del CNI, con la autorización de Sanz Roldán, pudieron haber hecho llegar al diario El País una foto suya bajando de un avión en Melilla con la que se ilustró el artículo "Los tentáculos de Villarejo en el mundo judicial".

El excomisario presentó una denuncia contra Sanz Roldán y contra el periodista del diario El País por los presuntos delitos de revelación de secretos y colaboración con actividades de organizaciones terroristas porque según Villarejo dicha fotografía se correspondía con una operación antiterrorista en la que había intervenido como agente encubierto para infiltrarse en una red de fuentes relacionadas con el yihadismo. 

Según denunció, dicha fotografía formaba parte de un dossier que el CNI tenía de sus archivos y por eso consideraba que había sido filtrada por el centro de inteligencia al periodista. Dicha denuncia, presentada en el Juzgado Central de Instrucción número dos de la Audiencia Nacional fue inadmitida y más tarde archivada por la Sala de lo Penal tras un recurso del excomisario. 

La Fiscalía pide ahora un año de prisión para Villarejo porque considera que dicha denuncia fue falsa, presentando su escrito de acusación en el Juzgado número 48 de Madrid. 

Segundo escrito de acusación en 15 días

El pasado 8 de febrero la Fiscalía de Madrid presentó otro escrito de acusación contra Villarejo en el que le solicita cuatro años de prisión por grabar, presuntamente, una reunión entre agentes de Asuntos Internos de la Policía y miembros del CNI sobre la detención de Francisco Nicolás Gómez Iglesias y filtrarla posteriormente a un medio de comunicación que él controlaba. Es el primer caso contra el excomisario que llegará a juicio y en el que el Ministerio Público también solicita tres años de prisión para su mujer, Gemma Alcalá.