Facultativos del Samur atienden en agosto de 2017 al fallecido en plena calle.

Facultativos del Samur atienden en agosto de 2017 al fallecido en plena calle.

Tribunales TRIBUNALES

La falta de acuerdo del jurado popular obliga a repetir un juicio por asesinato en Madrid

  • Es la primera vez que se da este resultado en un proceso con jurado en los juzgados de madrileños.
  • En tres votaciones, los miembros del jurado no consiguieron inclinarse de forma definitiva por la libertad o por la condena.

Los nueve miembros del jurado no consiguieron ponerse de acuerdo en el veredicto por el asesinato del conocido como Conan de Orcasitas -un hombre de 49 años con antecedentes penales- y por lo tanto el juicio tendrá que repetirse.

Después de un año de investigación, de cuatro jornadas de juicio y de tres deliberaciones sucesivas, los nueve ciudadanos que formaban el jurado no pasaron de las tablas. En suma, aportaron el único resultado por el que, según la Ley del Jurado, no se puede absolver o condenar a una persona: seis votos a favor de la culpabilidad y tres en contra. Eso equivale a un empate técnico que obliga a repetir el juicio.

Según la normativa vigente, hacen falta siete votos de nueve para que una condena se produzca. Por el contrario, es necesario el voto al menos de cinco miembros para absolver a un acusado. El jurado está compuesto en realidad por once personas, pero dos de ellos son suplentes. Deben asistir a todas las sesiones del juicio pero su voto no se tiene en cuenta si no hay percances de última hora con los miembros oficiales del jurado. Algo que en este caso no sucedió. 

Así, durante cuatro días, los Juzgados de Madrid fueron el escenario del juicio que trababa de dilucidar la muerte en agosto de 2017 de un hombre abatido a tiros a la salida de un bar. Horas después, la Policía detuvo como principal sospechoso a un individuo apodado El Nani, también residente en el barrio. 

Como principal prueba de cargo contra él pesaba el testimonio de la novia de la víctima, que le acompañaba en el momento de su fallecimiento y que identificó en su declaración al procesado como el autor material del crimen. Sin embargo, su testimonio no convenció al menos a tres miembros del jurado, que desde su primera deliberación consideraron al acusado inocente. 

El primer caso en Madrid

Los jurados vieron a peritos, conocieron los resultados de las pruebas de ADN, escucharon al principal acusado y, tras cuatro sesiones de juicio, se sentaron a deliberar. Primera votación: seis a tres. Nada. Segunda votación, igual. Tercera consulta: mismo resultado y mismos votos. Con la ley en la mano, el juicio debe repetirse. Según informan fuentes jurídicas, es la primera vez que se da este resultado en un proceso con jurado en los juzgados de Madrid.

Sin embargo, el caso puede recibir un derrotero judicial distinto, ya que la defensa del principal acusado, gestionada por el abogado Javier Vasallo, estudia plantear una cuestión de inconstitucionalidad que evite una nueva celebración del juicio ¿El argumento? que en Justicia no existe un término medio entre el culpable o el inocente. Si un resultado no es condenatorio, a juicio de los letrados debe ser absolutorio en cualquiera de los casos, por cuanto no cabe la escala de grises. 

No es la primera vez que un juicio de este tipo debe repetirse después de que los miembros del jurado aporten su veredicto. Pero hasta el momento, esas decisiones se habían tomado por parte de instancias superiores y a la vista de que las sentencias tenían defectos formales. Hace 18 años la Justicia mandó repetir un juicio por homicidio también en Madrid, pero en este caso la condena contra el acusado fue unánime. Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid consideró que la sentencia tenía "graves irregularidades procesales" y mandó repetir el juicio. 

Algo similar sucedió por ejemplo en Canarias este verano, cuando la Justicia obligó a repetir el juicio contra un anciano condenado a cuatro años por matar a un hombre que entró a robar a su casa.