El cuerpo del atacante abatido en Cornellà de Llobregat (Barcelona).

El cuerpo del atacante abatido en Cornellà de Llobregat (Barcelona). Enric Fontcuberta (EFE)

Tribunales

El atacante de Cornellá sólo guardaba material homosexual: la tesis yihadista pierde fuerza

Taib Abdelouahab, el hombre que fue abatido el pasado 20 de agosto después de entrar armado con un cuchillo en la comisaría de Cornellá de Llobregat (Barcelona) e intentar atacar a una mossa d'Esquadra, no guardaba material yihadista en sus dispositivos informáticos. 

Tras el ataque, los investigadores se llevaron tres tablets de su casa: una que compartía con su esposa (de la que se había divorciado una semana antes del suceso) y otras dos pertenecientes a sus hijas de 9 y 14 años. También requisaron una videoconsola Play Station de las niñas, una tarjeta SIM con fotos de cuando aún vivía en Argelia (su país natal) y un teléfono de su exmujer, así como un dispositivo USB. Los investigadores no han encontrado contenido exaltador del yihadismo en ninguno de dichos dispositivos, según fuentes jurídicas. Sí que se percataron de que, en la tablet compartida con su exmujer, el hombre tenía una cuenta de Facebook que había cerrado. La rastrearon y encontraron imágenes de contenido homosexual. 

El mismo día del ataque, el hombre dejó un texto escrito para su exmujer, con la que todavía convivía, en el que decía que "se iría al sitio que está ahí arriba insha' Allah (si Dios quiere)". Antes de morir abatido, también escribió una oración religiosa en árabe.

Abdelouahab Taib: 29 años y natural de Argelia, el atacante de Cornellà

Redención por ser gay

Tras las primeras diligencias de investigación, la Fiscalía de la Audiencia Nacional no "descartó ni acreditó" que se tratara de un atentado terrorista. De ahí que el caso se esté instruyendo por un lado en el juzgado central de instrucción número 2 de la Audiencia Nacional y también en el juzgado de instrucción número 2 de Cornellà de Llobregat (Barcelona) donde se investiga el ataque en sí y la actuación de los Mossos.

Fuentes de la Fiscalía de la Audiencia Nacional sostuvieron que el atacante actuó movido por una motivación personal "por encima de todo encauzado por un motivo religioso". Una búsqueda de redención ante la controversia personal que sufría por su homosexualidad le habrían llevado a "morir matando". Esta opción cobra más fuerza ahora que se conoce que el hombre no guardaba material yihadista en su domicilio.

Repatriación del cadáver

El cadáver de Taib Abdelouahab todavía continúa a disposición del juzgado de instrucción de Cornellà aunque, según fuentes jurídicas, en los próximos días la jueza que investiga el caso podría autorizar su repatriación a Tipasa (Argelia), su ciudad natal.

Ha sido complicado para su familia, musulmana, comprender que Abdelouahab era homosexual. Tras el shock inicial han aceptado los hechos y ahora sólo quieren recibir su cadáver y darle sepultura, según fuentes de su entorno. 

La información que maneja la jueza de Cornellà, -incluido el vídeo del ataque- no lleva a inclinarse por ninguna actuación desmesurada de los Mossos. De ahí que la familia del atacante también haya descartado denunciar a los agentes, como valoró en un principio.