Sede de la empresa Cofely en Madrid

Sede de la empresa Cofely en Madrid EFE

Tribunales CONFESIONES DE LOS 'ARREPENTIDOS'

Cofely, la empresa más beneficiada de 'Púnica', redactó los pliegos de sus adjudicaciones

Un directivo de la compañía confiesa que se trata de una dinámica "extendida en toda España".

La compañía Cofely, adjudicataria de concursos hasta en 11 ayuntamientos de Madrid gracias a la mediación del 'conseguidor' de la trama Púnica, David Marjaliza, redactó y entregó los pliegos de sus propias adjudicaciones a los consistorios.

Así al menos lo ha explicado el director de Desarrollo de la compañía, Constantino Álvarez, al instructor del caso Púnica Manuel García-Castellón. Según el directivo, los miembros de Cofely diseñaban los pliegos de los concursos de proyectos de eficiencia energética, se los presentaban a los ayuntamientos a través de Marjaliza y otros mediadores y finalmente se quedaban con la adjudicación. 

Álvarez, que manifestó su intención de colaborar con la Justicia hace tiempo y ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía, también ha explicado que esta es una práctica "extendida en toda España" y afirma tener pruebas de que otras 200 compañías del mismo sector también han procedido de la misma manera.

Una partida dedicada a las mordidas

Álvarez ha confirmado la versión del otro 'arrepentido' de Cofely, el director de Mercado Pedro García, que este miércoles confesó que la compañía contaba con una partida a la que denominaron 'Business Plan' dedicada a los sobornos, en la que se encontraban las cantidades entregadas a David Marjaliza y a otros 'comerciales' para que mediaran con los ayuntamientos. Ésta estaba dividida a su vez en tres apartados: 'Success Fee', 'Proyect Management' y 'Auditorías'.

Por conseguir las adjudicaciones de 11 ayuntamientos madrileños y en el extremeño de Almendralejo, la empresa habría destinado unos 600.000 euros a mordidas. Estos días, el directivo García reconoció la mediación de Marjaliza con tres de esos ayuntamientos: Móstoles, Collado Villalba y Parla, en manos de los populares Daniel Ortiz y Agustín Juárez y el socialista José María Fraile.

En Móstoles, Cofely consiguió quedarse con una adjudicación de un contrato de 73 millones de euros desbancando a la primera empresa adjudicataria. Los pagos, en este caso, llegaron a Marjaliza una vez el contrato estaba en marcha. Tuvieron que frenarlos porque estalló la investigación. En los otros dos municipios los contratos también superaban los 30 millones de euros.

Igual que explicó el director de Mercado, su responsable directo, Constantino Álvarez, confirma que el director general de la compañía, Didier Maurice, también estaba al tanto de esta operativa. Los directivos españoles de Cofely tenían que informar además a la sede de París, de la que eran filial, de todos los proyectos que superaran los 500.000 euros y tenían que pedir su firma para los que quedaban por encima del millón de euros.

Igual que David Marjaliza, que viene confesando los hechos delictivos de la trama desde 2015, cuando llegó a un acuerdo con la Fiscalía, los dos directivos se han decidido a colaborar con la Justicia y sus confesiones ayudarán a las fiscales del caso a cerrar pronto la investigación y redactar su escrito de conclusiones. De hecho, la Fiscalía Anticorrupción espera poder presentarlo pronto al juez y que se abra el juicio de esta pieza de la trama Púnica en la que se encuentra el mayor desvío de fondos públicos.