Sede de la empresa Cofely en Madrid

Sede de la empresa Cofely en Madrid EFE

Tribunales OPERACIÓN PÚNICA

Cofely tenía una partida sólo para las mordidas de Marjaliza y otros conseguidores

Pedro García, director de Mercado de Cofely, confiesa ante el juez que la empresa pagó al conseguidor de la trama para que obtuviera adjudicaciones en ayuntamientos madrileños.

El director de Mercado de Cofely, Pedro García, ha confesado este miércoles ante el juez del caso Púnica, Manuel García-Castellón, que Cofely pagó mordidas a David Marjaliza y a otros conseguidores a cambio de obtener adjudicaciones en ayuntamientos de la Comunidad de Madrid.

Tanto era así que, según el directivo, la partida tenía un nombre concreto, 'Business Plan', dividido en tres patas: 'Success Fee', 'Proyect Management' y 'Auditorías'. Ahí se recogían todos los pagos que, según el directivo, se hicieron al 'conseguidor' de la trama David Marjaliza y a otras personas a cambio de que mediaran con los ayuntamientos y fueran los adjudicatarios de los contratos de eficiencia energética. Una especie de fondo de reptiles dedicado a los sobornos. 

Entre los ayuntamientos mencionados por el directivo de Cofely se encuentran los madrileños Móstoles, Collado Villalba y Parla (en manos de los populares Daniel Ortiz y Agustín Juárez y el socialista José María Fraile) además del municipio extremeño de Almendralejo, cuyo alcalde, José García Lobato, también está imputado en el caso Púnica. La investigación se centra hasta en 11 municipios en los que se habrían adjudicado contratos por un valor cercano a los 400 millones de euros.

La confesión de Pedro García confirman las declaraciones en sede judicial de David Marjaliza, que, igual que el empresario, llegó a un acuerdo con la Fiscalía para colaborar con la Justicia.

El directivo de la filial española de la francesa GDF Suez ha explicado ante el juez que los altos directivos de su compañía, como Didier Maurice, Javier Puyals o Jan Barlerin, estaban al tanto de esta operativa.

Incluso García ha explicado que, en algunas ocasiones, el propio Marjaliza adelantó dinero de su bolsillo para los sobornos a los ayuntamientos que después repuso Cofely.

La investigación impidió que siguieran cobrando en Móstoles

Pedro García ha explicado cómo funcionaba David Marjaliza como enlace y conseguidor para Cofely. Él era quien se dirigía a los ayuntamientos y pagaba a sus responsables para conseguir las adjudicaciones, aunque no era el único.

En el ayuntamiento de Móstoles, Cofely consiguió quedarse con una adjudicación de un contrato de 73 millones de euros desbancando a la primera empresa adjudicataria. Los pagos, en este caso, llegaron a David Marjaliza una vez el contrato estaba en marcha. Tuvieron que frenarlos porque estalló la investigación. 

En Parla, según ha explicado García, los favores no sólo fueron económicos. La teniente de alcalde de la localidad, María José López Bandera, también habría pedido trabajo para su hermano en Cofely a cambio de adjudicar el contrato.