Villarejo, en el centro, el pasado 24 de mayo en los Juzgados de Plaza de Castilla

Villarejo, en el centro, el pasado 24 de mayo en los Juzgados de Plaza de Castilla EE

Tribunales

La jueza cita al policía que desmontó la coartada de Villarejo sobre la agresión a la dermatóloga

Barrado entregó a un notario una grabación que contradice la versión que el comisario dio en el Juzgado.

La jueza que investiga la denuncia del empresario Javier López Madrid contra la doctora Elisa Pinto -quien previamente había denunciado al primero por acoso sexual- ha citado a declarar como testigo al comisario Jaime Barrado, ex responsable de la Comisaría de Chamartín, a la que la dermatóloga acudió cuando su hijo empezó a ser amenazado a la salida del colegio por un desconocido.

La citación de Barrado ha sido solicitada por la defensa de Pinto, que trata de demostrar que la investigación de su denuncia por agentes de la Comisaría de Chamartín fue muy deficiente y ha estado "manipulada" por mandos policiales que tratan de proteger a López Madrid, en particular el comisario José Manuel Villarejo (lo que éste, que declaró como testigo el pasado 24 de mayo, ha negado).

El Juzgado de Instrucción número 26 de Madrid inició en abril de 2014 unas diligencias a raíz de una denuncia presentada por López Madrid por las amenazas que venía recibiendo en su telefóno móvil. El consejero delegado del Grupo Villar Mir atribuye esas amenazas a la dermatóloga, con la que dijo haber tenido en el pasado "una relación de amistad en la que hubo flirteos y acercamientos".

Las denuncias

En paralelo, el Juzgado de Instrucción número 39 tramitaba unas diligencias abiertas por la denuncia que Elisa Pinto presentó en la Comisaría de Chamartín el 21 de diciembre de 2013. La doctora aseguró que desde hacía meses estaba siendo objeto de un acoso telefónico con mensajes amenazantes e imágenes de contenido sexual que se había decidido a denunciar porque el día anterior, 20 de diciembre, el hostigamiento había trascendido a miembros de su familia. Un hombre se había acercado a su hijo a la salida del colegio manifestándole "dile a tu madre que estamos pendientes también de vosotros". El niño vería a la misma persona en tres ocasiones posteriores.

A esa primera denuncia siguieron otras que, según Pinto, no fueron debidamente investigadas por la Policía, hasta el punto de que en abril de 2014 acudió a comunicar los hechos al Equipo de la Mujer y del Menor de la Guardia Civil para que fuera este cuerpo el que asumiera las pesquisas.

Dos de las denuncias presentadas por la dermatóloga se referían a agresiones de las que fue objeto. La primera se produjo el 13 de enero de 2014 (tres semanas después de su primera denuncia) cuando un hombre se introdujo en su coche por la puerta trasera y le pinchó con un objeto cortante en el brazo izquierdo diciéndole "estás indefensa". La segunda ocurrió sobre las 20.00 horas del 10 de abril de 2014, cuando Pinto salió del coche para buscar un objeto del maletero. Según su relato, un hombre le clavó en el abdomen un arma blanca que le causó una herida de 4 centímetros. El agresor le dijo que "López Madrid quiere que cierres la boca".

La queja

El 11 de abril de 2014, cuando declaró en la Comisaría de Chamartín por esa segunda agresión, la dermatóloga quiso hacer constar su queja por la "pasividad" de los agentes encargados del caso. Lamentó que no hubieran indagado si alguna cámara instalada en los alrededores del colegio pudo obtener imágenes del hombre que amenazó a su hijo; que no se hubieran tomado los datos de una mujer que se encontró en la calle un teléfono desde el que la dermatóloga había recibido amenazas, terminal que la mujer entregó en la Comisaría y fue abandonada en un armario; tampoco se había solicitado el posicionamiento de las llamadas y no se custodió adecuadamente una carta anónima con amenazas de muerte entregada por la propia Pinto, carta que fue simplemente fotocopiada, extraviándose el original.

La doctora reprodujo esa queja sobre las deficiencias de la investigación en un escrito presentado en el Ministerio del Interior, que lo hizo llegar al responsable de la Comisaría de Chamartín, Jaime Barrado. La intervención de este comisario ha resultado comprometedora para Villarejo. Ante Barrado, Elisa Pinto identificó fotográficamente a José Villarejo como el autor de la segunda agresión sufrida por ella.

Villarejo fue imputado por el Juzgado de Instrucción número 39, que acabó archivando las denuncias de la doctora Pinto y exonerando tanto a López Madrid como a Villarejo (el archivo está recurrido ante la Audiencia de Madrid). El comisario alegó que no pudo ser el autor de la agresión a la dermatóloga porque a las 20 horas del 10 de abril de 2014 se encontraba reunido en un hotel de Madrid con el periodista Eduardo Inda.

Comienzo del acta de manifestaciones del comisario Barrado ante notario.

Comienzo del acta de manifestaciones del comisario Barrado ante notario. E. E.

Sin embargo, Barrado grabó una conversación suya con Inda en la que éste niega la versión de Villarejo y asegura que en el momento de la agresión a Pinto estaba comprando un regalo que pagó con tarjeta de crédito. La grabación de su charla con el periodista fue entregada por Barrado a un notario en julio de 2016.

Poco después de haber empezado a investigar el caso de la doctora Pinto, Jaime Barrado fue suspendido de funciones a raíz de una denuncia -desacreditada más tarde- de dos abogados vinculados a Villarejo.

Para la defensa de Elisa Pinto, la declaración del comisario Barrado en el Juzgado es "esencial" porque "indagó lo ocurrido en su propia comisaría" con las denuncias de la doctora. A la postre, todas ellas han sido archivadas porque la investigación policial -asumida por el Juzgado de Instrucción 39- fue dirigida a "incriminar" a la dermatóloga y exonerar a López Madrid, sostiene la defensa. La tesis que hasta ahora ha prevalecido es que Pinto se autoenvió las amenazas y denunció a López Madrid para destruir su reputación por despecho y venganza. Barrado puede tener otra versión.