La nueva ministra Arancha González Laya, durante su primer Consejo de Exteriores de la UE

La nueva ministra Arancha González Laya, durante su primer Consejo de Exteriores de la UE UE

Política

Laya pide a Torra "juego limpio" con las embajadas: "Si quieren dar una sala a Puigdemont, ya verán"

La nueva ministra de Exteriores niega que el nuevo Gobierno con Podemos haya cambiado de política respecto a las delegaciones de Cataluña en el exterior.

Bruselas

Noticias relacionadas

La nueva ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, niega que el Gobierno de coalición entre el PSOE y Podemos haya cambiado de política respecto a la apertura de embajadas en el extranjero por parte de la Generalitat, que su antecesor, Josep Borrell, consideraba una herramienta más del proceso soberanista. Si ahora se ha autorizado la apertura de nuevas delegaciones en México, Argentina y Túnez, es porque el Gobierno catalán ha rectificado y ahora cumple los requisitos. González Laya le pide a Quim Torra "juego limpio" en la apertura de delegaciones, pero evita vetar la entrada en la de Bruselas de Carles Puigdemont, fugado de la justicia española desde octubre de 2017.

"Lo que al Gobierno de España le importa es, primero, que se respeten las reglas del juego que existen: las reglas mecánicas para la apertura de esas delegaciones. Pero también nos preocupa que se respete el espíritu, que se respete el juego limpio, el fair play también en las relaciones y en la proyección exterior que toda comunidad autónoma en España tiene derecho a tener", ha explicado González Laya en rueda de prensa tras participar por primera vez en un Consejo de Asuntos Exteriores de la UE como jefa de la diplomacia española.

"Quiero pensar que podemos llegar a tener ese juego limpio y, cuando no lo haya, tendremos que tomar medidas necesarias. Todo esto con bastante racionalidad, por lo menos en lo que a mi respecta", ha agregado. Es decir, da a entender que el nuevo Gobierno volverá a recurrir a los tribunales si Torra se salta las reglas en la apertura de nuevas embajadas.

¿Incluye el juego limpio que la delegación en Bruselas esté dirigida por Meritxell Serret, prófuga de la justicia española desde octubre de 2017? ¿Es fair play que la Generalitat deje a Puigdemont usar la embajada para sus actos y ruedas de prensa? "Quiero pensar que lo que importa es qué se haga con esa delegación. Si le quiere ofrecer una sala (a Puigdemont) donde sentarse, eso ya verá la delegación de la Generalitat de Cataluña aquí en Bruselas o no", ha respondido la ministra de Exteriores, que ha intentado echar balones fuera y evitar el conflicto pero se ha acabando haciendo un lío.

Desde que se retiró la primera euroorden contra él, Puigdemont ha venido utilizando la delegación de Cataluña en Bruselas -que se encuentra a escasos 250 metros del edificio en el que se reúnen los ministros y jefes de Estado de la UE- como sede cada vez que quiere organizar un acto de dimensión media. La última vez fue la rueda de prensa que ofreció el 19 de diciembre tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE que reconoció la inmunidad de Oriol Junqueras.