Albert Rivera, de mitin en Málaga.

Albert Rivera, de mitin en Málaga. Efe

Política ELECCIONES GENERALES 2019

Rivera saldrá a por Sánchez en el debate: “Buscaremos una confrontación potente”

El candidato de Ciudadanos ha ensayado los gestos y las miradas a cámara en una especie de plató.

Noticias relacionadas

Albert Rivera y su equipo ya han confeccionado la estrategia para las dos noches de debate: una "confrontación potente con Pedro Sánchez" a costa de invisibilizar a Pablo Casado. El candidato de Ciudadanos intentará potenciar su imagen de presidenciable mediante un duelo directo con el líder socialista. “Pelearemos para que sólo haya dos modelos sobre la mesa. Su nación de naciones y nuestro país de libres e iguales”, desgranan fuentes de la dirección.

Este lunes, en TVE, el espectador encontrará a Albert Rivera a la derecha de Sánchez y a la izquierda de Pablo Iglesias. Casado figurará en el extremo izquierdo. El martes, en Atresmedia, Rivera estará en el costado derecho, pero también al lado del presidente del Gobierno. Un plano “idóneo” para ese ‘debate dentro del debate’ que desea Ciudadanos. No obstante, reconocen que el plan se antoja complicado por “el nivel y la experiencia parlamentaria” de todos los participantes.

Rivera no mantendrá ninguna reunión con su equipo a lo largo de este lunes. Estará en casa. “Nos ha dicho que hará algo de deporte”, explican dos de sus asesores más cercanos. “Le vemos con muy buen ánimo, fresco. Es lo más importante para los debates”, relatan estas fuentes.

Rivera bloqueó su agenda desde el viernes hasta el domingo para centrarse en la fabricación de argumentos y réplicas. Sus rivales siguieron protagonizando mítines. Sólo se sentará con sus asesores el martes por la mañana para testar el resultado de esta noche y así actualizar el argumentario de cara al partido de vuelta. Debatirá con sus adversarios 220 minutos en apenas cuarenta y ocho horas.

La dirección naranja reconoce que Rivera se ha preparado en un escenario lejos de la sede, una especie de nave-plató donde ha podido “ensayar los gestos”, vigilar los “tiros de cámara” y abordar las réplicas. En el debate de 2015, el resto de partidos, de puertas hacia dentro, ironizó acerca de los “movimientos excesivos” del líder liberal.

“Un debate es como un melón. Cuando lo abres…”, cuenta uno de los hombres que ha preparado la cita con Rivera. Responde así cuando se le pregunta por el “tono” y la “crispación” que puedan alumbrar uno y otro encuentro. “Creemos que el de TVE es más institucional por la tasación de los bloques y el minutaje. El de Atresmedia parece más movido, pero veremos… Todo puede pasar”.

¿Móvil o no?

La cadena pública permitirá a los candidatos consultar su teléfono móvil si lo desean durante el debate, algo que no autorizará Atresmedia. “Le mandaremos mensajes, pero seguro que no los mira”, bromea un compañero de Rivera.

En la sala de máquinas de Ciudadanos describen los dos debates seguidos como “el escenario ideal”: “Sánchez estará incómodo y creemos que Casado también. El PP prefería un cara a cara”.

En Ciudadanos consideran “capitales” ambas citas. No se atreven a primar la importancia de una sobre la otra, pero insisten en que las dos darán un vuelco a la campaña: “Las encuestas publicadas hasta ahora mencionan un 30% de indecisos, pero eso va a cambiar. Ha habido una Semana Santa de por medio y, además, los sondeos todavía no recogen los efectos de los debates”.