El vicesecretario de Relaciones Internacionales de Vox Iván Espinosa de los Monteros y el militante Javier García Martín en Washington D.C.

El vicesecretario de Relaciones Internacionales de Vox Iván Espinosa de los Monteros y el militante Javier García Martín en Washington D.C.

Política

Vox, Farage y la Asociación Nacional del Rifle, en la cumbre conservadora en la que interviene Trump

Dos representantes de Vox viajan a EEUU a "hacer lobby" en un congreso internacional donde se localizan sus "aliados ideológicos".

Entre los políticos y activistas de EEUU que se reúnen en un lujoso hotel para la conferencia conservadora más importante del país, dos representantes de Vox aprovechan la cita para hacer más alianzas con el entorno de Donald Trump y el Partido Republicano.

La Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, en inglés) reúne durante varios días, en la localidad de National Harbor, en Maryland, cerca de Washington, a los principales responsables de la agenda de derecha estadounidense, una variada audiencia entre la que hay expertos en campañas electorales, cargos políticos, estrategas y activistas de grupos de presión como la Asociación Nacional del Rifle (NRA, en inglés).

En el grupo de asistentes también figuran dos representantes de Vox que aprovechan la ocasión para mantener contactos con sus pares ideológicos y con miembros del Gobierno de Trump.

Uno de los integrantes de la delegación de Vox es su vicesecretario de Relaciones Internacionales, Iván Espinosa de los Monteros, cuyo cargo depende directamente del líder de la formación, Santiago Abascal, y que antes trabajó para varias consultoras en Estados Unidos.

Así, Espinosa ha acudido junto al militante Javier García Martín como representantes del partido de derecha radical para mantener encuentros "como único partido conservador de España que son", según explicaron ellos mismos a Efe, tras acreditarse en el evento político al que acuden con carpetas y pines con el logotipo de la formación.

Vienen, como relataron, a "hacer lobby" (reunirse con grupos de presión política), puesto que consideran que en esta convención conservadora, en la que los últimos tres años se ensalza la figura de Trump, se localizan sus "aliados ideológicos".

Trump participa el sábado

El propio Trump acudirá el sábado por tercera vez consecutiva desde que es presidente a la conferencia, cuyo eslogan de este año es "Lo que hace grande a Estados Unidos".

Justamente uno de los lemas más repetidos por Vox en los últimos meses llama a "Hacer España grande otra vez", el mismo que defiende Trump desde su campaña electoral de 2016 con el célebre "Hacer EEUU grande de nuevo" o, en inglés, Make America great again.

Reuniones con Bannon

Esta convención no será el primer contacto entre el partido español y el entorno de Trump, pues desde hace varios meses algunos miembros de la ejecutiva de Vox mantienen una estrecha relación con el que fue su director de campaña, Steve Bannon, quien también ejerció de estratega político de la Casa Blanca, cargo del que fue despedido a los siete meses.

Uno de los ideólogos de Vox, Rafael Bardají, mantuvo un encuentro con Bannon en Washington el pasado abril para "impulsar la agenda política de Vox", informó en ese entonces una nota de prensa de la formación ultraconservadora.

Nigel Farage y Mike Pence

La de Vox no es la única presencia europea en la CPAC de este año, pues este viernes el exlíder del Partido por la Independencia de Reino Unido (UKIP) y uno de los principales defensores del brexit Nigel Farage dará una charla después de que lo haga el vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

En ese mismo escenario se subió el año pasado otra cara de la ultraderecha europea, Marine Le Pen, exdiputada y joven estrella del Frente Nacional francés.

Le Pen aseguró entonces que Francia "ha dejado de ser un país libre" para pasar a estar sometido bajo la Unión Europea y abogó por acceder al poder siguiendo el ejemplo de Trump: "Dejadnos construir en Francia desde lo que habéis podido levantar aquí", arengó.

En verdad, Europa es una de las palabras que menos se escuchan en esta conferencia donde el patriotismo estadounidense brilla en casi todos los discursos que reivindican los valores conservadores del país frente a "amenazas" como la inmigración o el "socialismo".

Este jueves, por ejemplo, el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, insistió en que "EEUU nunca será un país socialista" y criticó las propuestas para establecer un sistema da salud universal como "ideas locas" que "nunca funcionarán".

Horas antes, el presidente de la Asociación Nacional del Rifle defendió el cuestionado derecho a la posesión de armas en EEUU como "la metáfora más pura de la libertad porque si no eres libre de defenderte a ti mismo y a tus seres queridos, entonces realmente no eres libre en absoluto".