Sánchez ha abordado los Presupuestos en la reunión que ha mantenido con Juncker en Bruselas

Sánchez ha abordado los Presupuestos en la reunión que ha mantenido con Juncker en Bruselas Comisión Europea

Política Cumbre UE

La UE hará una advertencia formal a Sánchez por incumplir el déficit en sus Presupuestos

  • La Comisión Europea enviará la carta de aviso a Madrid, así como a Italia y otros países, de aquí al viernes.
  • Pese a las críticas, Juncker descarta por completo tumbar los Presupuestos españoles.
  • Sánchez sostiene que su plan presupuestario demuestra el compromiso de España con la UE.
Bruselas

La Comisión Europea ultima un toque de atención al Gobierno de Pedro Sánchez por los Presupuestos para 2019 pactados con Podemos, que no respetan el esfuerzo de reducción del déficit público exigido por la UE. El Ejecutivo comunitario tiene previsto enviar la carta de aviso formal a Madrid, así como a Italia y otros países, de aquí al viernes, según han avanzado a EL ESPAÑOL fuentes europeas. Estas misivas se envían cuando el Ejecutivo comunitario detecta un "riesgo grave" de incumplimiento del Pacto de Estabilidad en un Estado miembro de la eurozona.

El plan presupuestario que Sánchez remitió a Bruselas el pasado lunes prevé un ajuste estructural del 0,4% del PIB (alrededor de 4,600 millones de euros), en lugar del 0,65% que ha pedido el Ecofin a España para 2019. La senda de déficit también se ha modificado: para este año se fija un desfase del 2,7% en lugar del 2,2% comprometido por el anterior Gobierno de Mariano Rajoy, mientras que en 2019 la nueva meta es del 1,8% en lugar del 1,3%.

Además, la mayoría de los economistas considera que las previsiones de ingresos de los nuevos impuestos que ha hecho el Gobierno son excesivamente optimistas. La ministra de Economía, Nadia Calviño, ha explicado que una de las cuestiones por las que Bruselas pide explicaciones es precisamente por las figuras impositivas de nueva creación.

¿Significa eso que el Ejecutivo comunitario se prepara para tumbar el proyecto de cuentas públicas del Gobierno de Sánchez? "En absoluto", responden las fuentes consultadas. Pese a las críticas que se incluyan en la carta, la Comisión dejará pasar las cuentas españolas. Eso sí, espera una respuesta de Calviño con todas las aclaraciones solicitadas.

La evaluación completa de Bruselas sobre las cuentas españolas se publicará el 21 de noviembre. Si las explicaciones de la ministra de Economía no le convencen, el Ejecutivo comunitario dictaminará que el plan presupuestario español "presenta un riesgo de incumplimiento" del Pacto de Estabilidad, el equivalente a un suspenso.

Un aviso de momento sin consecuencias

Es decir, el toque de atención de Bruselas de momento no va a traducirse en ninguna consecuencia concreta. El Ejecutivo comunitario pedirá previsiblemente a Sánchez que prepare más ajustes por si hay desvíos respecto a sus cifras de ingresos y gastos. Sólo si a posteriori se demuestra que los Presupuestos españoles incumplen los objetivos de déficit, el Ejecutivo comunitario podría pedir sanciones contra España, como hizo en 2016 con los Presupuestos de Mariano Rajoy.

Sánchez ha abordado los Presupuestos en la reunión que ha mantenido este miércoles en Bruselas con el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, antes del inicio de la cumbre sobre el brexit. El presidente del Gobierno cree que Juncker se ha llevado una impresión "positiva" sobre las cuentas españolas, a diferencia del caso de Italia, según han explicado fuentes de Moncloa.

Lo cierto es que el Ejecutivo comunitario sí se prepara para tumbar los presupuestos de Italia, según ha avanzado el comisario alemán Günther Oettinger. "En mi opinión, basándonos en las cifras es muy probable que pidamos a Italia que corrija su plan presupuestario", ha escrito Oettinger en su cuenta de Twitter. El Gobierno populista de Roma ha desafiado a Bruselas con un plan presupuestario que dispara el déficit al 2,4%, el triple de lo comprometido por la anterior administración.

La disputa por el presupuesto de Italia amenaza por convertir la cumbre del euro que se  celebra este jueves en un campo de batalla. El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha dicho en Bruselas que "no hay margen" para introducir cambios. Pero otros socios, como el holandés Mark Rutte, pretenden pedir al Ejecutivo comunitario mano dura con Roma.