La presidenta de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, en imagen de archivo.

La presidenta de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, en imagen de archivo. Efe

Política RESACA ELECTORAL EN CATALUÑA

Cs dirá el día 8 si Arrimadas se presenta a la investidura: "Está todo abierto"

Será la primera vez que se reúna la dirección. Las respuestas dadas hasta ahora han sido a título personal.

Ciudadanos no ha descartado por completo la opción de que Inés Arrimadas se presente a una sesión de investidura para intentar que el Parlament avale su proyecto para Cataluña. La formación, la más votada el 21 de diciembre, decidirá en la reunión de la Ejecutiva Permanente que celebrará el lunes 8 de enero qué camino seguir durante las próximas semanas.

Ese día será la primera vez que la dirección se reúna formalmente para valorar la situación. Hasta ahora, las respuestas que sus representantes han dado a la posibilidad de plantear una posible investidura han sido, en realidad, a título personal, sin contar con el aval de un pronunciamiento de la ejecutiva

Por ello, no hay que descartar un cambio de posición. "Está todo abierto", han manifestado en Cs a EL ESPAÑOL. De hecho, las fuentes consultadas aseguran que la tentación de tomar la iniciativa política, abrir una ronda de contactos y sondear qué opciones hay para formar un gobierno alternativo "era grande" desde el principio. Pero han preferido actuar con cautela porque "los números son los que son y el bloque constitucionalista no suma una mayoría".

La estrategia de la prudencia

En la dirección nacional y regional de Cs son conscientes de los riesgos que conlleva presentar a su candidata en una investidura fallida. Están convencidos de que si Inés Arrimadas hubiera dado el paso ya, eso habría tenido un efecto positivo para el partido en el resto de España, pero creen que podría tener un efecto contraproducente en Cataluña, al facilitar la unidad del separatismo. 

Por eso, la estrategia del partido ha pasado a ser la de comprobar si los independentistas son capaces de aparcar sus enormes diferencias para intentar formar de nuevo un gobierno secesionista, y actuar en vista de los resultados. "Prudencia" es una de las palabras más oídas estos días en los corrillos de Ciudadanos

En la formación están convencidos de que, a pesar de que el bloque secesionista suma una mayoría para recuperar la Generalitat, las diferencias entre ERCJunts per Catalunya son demasiadas como para poder consensuar un Ejecutivo. "No creemos que sea tan fácil que se pongan de acuerdo. Vamos a ver cómo se cuecen en su propia salsa", reconocen las fuentes consultadas.

Replicar la 'Operación Rajoy'

De puertas adentro, en Ciudadanos analizan ahora meticulosamente la estrategia que trazó Rajoy tras las elecciones generales en diciembre de 2015. El presidente en funciones renunció a intentar formar gobierno por no tener apoyos a pesar de que se lo pidió Felipe VI, y después Pedro Sánchez se estrelló en su intento de investidura. Finalmente España tuvo que votar de nuevo el 26 de junio.

En la segunda cita electoral, el único partido que subió en votos y en escaños fue el PP. Y entonces Rajoy sí sacó adelante su investidura con tan solo 137 escaños. "¿Se podría repetir el mismo fenómeno con Inés Arrimadas?", se preguntan en su círculo más cercano. Para ello tendría que haber segundas elecciones en Cataluña, algo que muchos creen posible.

Mientras continúan los análisis postelectorales, uno de los fallos que asume el bloque constitucionalista es haber dado por supuesto que el votante independentista iba a desmovilizarse tras comprobar los perjuicios que conllevó de la declaración unilateral de independencia. Pero no fue así. Los electores secesionistas, de hecho, dieron más respaldo al candidato huido, Carles Puigdemont, que al encarcelado, Oriol Junqueras.

Desmovilización del independentismo

La opción de que Junts per Catalunya, ERC y la CUP no sean capaces de formar un Gobierno es la gran baza con la que cuenta el constitucionalismo. Si hay una repetición de elecciones y los secesionistas dejan pasar por alto la opción de formar un gobierno, entonces quizá sí pudieran ser castigados en las urnas con la desmovilización de sus votantes

De momento, la única certeza que existe es que el 17 de enero se constituirá el Parlament. Si tomarán posesión de su acta o no los diputados electos que están en la cárcel o huidos es también una incógnita.