Arriba, cabo Beltrol, y brigadas Vasco y Fraguas; abajo, cabo Nombela y capitán Cascales.

Arriba, cabo Beltrol, y brigadas Vasco y Fraguas; abajo, cabo Nombela y capitán Cascales. G. Araluce

España FUERZAS ARMADAS

Las balsas que el Ejército del Aire lanza desde el cielo al Mediterráneo: "Estamos salvando vidas"

La vida de los militares españoles en Sicilia gira en torno a un avión D-4 Vigma; cinco de ellos detallan a EL ESPAÑOL los pormenores de su misión.

Sigonella

Noticias relacionadas

Las barcazas que se lanzan desde las costas africanas, especialmente desde Libia, apenas cubren las condiciones mínimas de flotabilidad. A bordo, decenas de personas se abarrotan en un espacio minúsculo con el objetivo de alcanzar suelo europeo. El Mediterráneo es su ruta... y en muchas ocasiones, su cementerio. Mario, Raúl, David, José Antonio forman parte del grupo de 39 militares españoles que tratan de impedirlo. Son los ojos de la Unión Europea sobre el mar. También, la última esperanza frente a la muerte.

Todos ellos forman parte del destacamento Grappa que el Ejército del Aire mantiene desplegado en la isla siciliana de Sigonella. "Hay que estar ahí para salvar la vida", afirman en conversación con EL ESPAÑOL. Con "ahí" no se refieren a la isla; hablan del Mediterráneo, en condiciones meteorológicas adversas, buscando una aguja en un pajar: no faltan las ocasiones en las que tienen que extremar los sentidos para encontrar a un sólo náufrago acosado por las olas y la muerte.

La vida -y trabajo- de los miembros del 803 escuadrón del Ejército del Aire gira en torno a un avión de patrulla marítima; actualmente, un D-4 Vigma. Forman parte de la operación Sophia, desplegada por la Unión Europea para luchar contra el tráfico de seres humanos en el Mediterráneo. No son pocas las mafias que se llenan los bolsillos lanzando a las personas a una ruta marcada por la tragedia.

Destacamento Grappa en la operación Sophia

*Vídeo de archivo del destacamento Grappa del Ejército del Aire.

Es una mañana cualquiera de diciembre en la base de Sigonella (Sicilia). Los militares españoles, que por algo son del Aire, miran de forma constante al cielo y comentan las condiciones meteorológicas. "Parece que despeja". Un rayo de sol rompe el gris oscuro. En el centro de la pista, el avión por el que se desviven. Se aproximan las fechas navideñas y en un rincón se adivinan los preparativos para instalar un Belén.

Los detalles de la misión

Controlan que todo esté bien; además de los sistemas operativos, vigilan la pulcritud y el orden. Porque la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, y el Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), general Javier Salto Martínez-Avial, están a punto de entrar en el D-4 Vigma. Un acto que está enmarcado en la visita navideña de la titular de Defensa al destacamento.

Principales flujos de inmigración hacia Europa, en cifras.

Principales flujos de inmigración hacia Europa, en cifras. Frontex

En un momento de descanso, algunos de los miembros del contingente charlan con EL ESPAÑOL sobre su misión.

"Las naves están sobreocupadas, a veces pinchan y caen al agua". El brigada José Antonio Fraguas Pastrana es el mecánico de apoyo al vuelo. Entre otras labores, supervisa el lanzamiento de balsas desde el avión del Ejército del Aire para que los náufragos puedan aferrarse a ella. "Tratamos de hacer el trabajo con nuestra mayor pericia y que las balsas caigan cerca de ellos para que puedan sobrevivir".

Porque la operación Sophia ha cambiado sustancialmente en el último año. Todo ello por falta de acuerdo político en la Unión. La misión nació con el objetivo de combatir contra el tráfico de seres humanos en el Mediterráneo. Y para ello se dispusieron medios aéreos y navales.

Pero la citada falto de acuerdo frustró uno de los pilares que sostienen la operación. Ya no hay medios navales en el Mediterráneo. Por eso, en muchas ocasiones esas balsas que se arrojan desde el avión del Ejército del Aire suponen la última esperanza para los inmigrantes. Y a bordo de ellas esperan el rescate de alguna de las embarcaciones que navegue por la zona.

Los militares españoles comunican por radio la situación de esos náufragos e inmediatamente se pone en marcha el protocolo de actuación. "En invierno hay menos trafico, sobre todo por las condiciones de la mar que determina la salida de inmigrantes en esta época", detalla el brigada Raúl Vasco. Es el operador del sistema de emisión; o lo que es lo mismo, controla todos los sensores -cámaras y radares- de los que está dotado el avión.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, acompañada del JEMA, general Salto, dentro del avión del destacamento Grappa.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, acompañada del JEMA, general Salto, dentro del avión del destacamento Grappa. EFE

Recuperar la misión naval

Sistemas que permiten una aproximación en un amplio radio. Pero hace falta una visión más cercana cuando la aeronave ronda la zona de actuación. "Nos encontramos con todo tipo de embarcaciones; más pequeños o grandes, lanchas, gomas... hay mucha variedad y nos encontramos situaciones críticas". Así se expresan los cabos Mario Nombela y Raúl Beltrol; ambos son los buscadores fotógrafos del avión.

Y a los mandos de la aeronave, el capitán David Cascales. Quizá es el más desenvuelto ante los periodistas. Probablemente, por su paso estelar en el concurso televisivo Saber y ganar. "Es él, él es el de la tele", se escucha en la base de Sigonella, a los pies de la nave que pilota. Y el capitán, con cierto rubor, lo admite: "Sí, sí, soy yo".

La vida de los militares españoles en Sigonella gira en torno al avión D-4 Vigma.

La vida de los militares españoles en Sigonella gira en torno al avión D-4 Vigma. G. Araluce

Tras ese impasse, Cascales explica a EL ESPAÑOL que la principal complicación de la misión, por los meses en los que nos encontramos, son "las condiciones meteorológicas": "Pero tenemos una buena aeronave", afirma confiado. "Tiene una elevada autonomía y permite volar a baja velocidad, imprescindible si estamos buscando a un solo náufrago".

El Mediterráneo es una zona de elevado interés para España y el Gobierno confía en que la influencia de Josep Borrell como alto representante de la Unión Europea sirva para que el Viejo Continente centre sus esfuerzos en el sur. También que se recupere el despliegue naval en el mar.

Y en pocas palabras, el capitán Cascales resume uno de los valores sobre los que se sostiene la misión: "Estamos salvando vidas". 

Visita oficial de la ministra de Defensa, Margarita Robles, a los miembros del destacamento Grappa.

Visita oficial de la ministra de Defensa, Margarita Robles, a los miembros del destacamento Grappa. EFE