Una de las concentraciones para acosar a los agentes en Cataluña.

Una de las concentraciones para acosar a los agentes en Cataluña.

España CATALUÑA

Apoyo masivo a la Policía frente a su desahucio en Barcelona: "No somos moneda de cambio"

El Ayuntamiento quiere reconvertir la Jefatura de Policía, en la vía Laietana, en un centro memorial sobre la represión en el franquismo.

Noticias relacionadas

"Detrás de esta iniciativa están las consecuencias del pacto de Gobierno alcanzado entre PSOE y Unidas Podemos, pedimos el apoyo para que no se utilice a la Policía Nacional como moneda de cambio". Con esa premisa, el sindicato policial Jupol lanza una recogida de firmas contra la expulsión de sus agentes de la Jefatura Superior de Policía de Barcelona, en la vía Laietana; una propuesta lanzada por ERC desde el Ayuntamiento regido por Ada Colau y que salió adelante gracias al apoyo del PSC.

La propuesta del Consistorio pasa por sacar a la Policía de la Jefatura y reconvertir el edificio en un centro memorial sobre la represión en el franquismo. A su vez, se buscaría una nueva ubicación para los agentes. La decisión está cargada de simbolismo, puesto que el Ayuntamiento no tiene potestad sobre unas dependencias que son propiedad del Estado. Sin embargo, soliviantó a los agentes de la Policía Nacional.

El sindicato Jupol busca apoyos contra esta propuesta. Por eso ha lanzado una petición en Change.org, bautizada con el nombre de "No al traslado de la Jefatura de Policía Nacional de Barcelona" y que en 48 horas ya suma miles de firmas. "Vemos innecesario este trasladado, ya que consideramos que no hay ninguna razón ni funcional ni operativa para que se mueva a la Policía de Vía Laietana", reza el sindicato en su propuesta.

Autoridades políticas como Cayetana Álvarez de Toledo, portavoz del PP en el Congreso de los Diputado, ya ha manifestado su apoyo a esta recogida de firmas.

La postura del PSC

Entre los policías irritó la postura del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, que sirvió para sacar adelante la moción. También que el partido de Miquel Iceta se abstuviera en el Parlament de Cataluña en una votación aprobada en la que se instaba a los Mossos d'Esquadra a no participar en dispositivos en los que la Policía Nacional emplease pelotas de goma, como en los recientes disturbios de Barcelona.

Por eso, los policías se dirigen al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y le piden una defensa pública de la institución y que desautorice las posturas adoptadas por el PSC.