Imagen de la pasada manifestación del Orgullo LGTBI de Madrid.

Imagen de la pasada manifestación del Orgullo LGTBI de Madrid. Efe

España LUCHA CONTRA LA LGTBFOBIA

Madrid impone la primera sanción de España a las terapias de curación de la homosexualidad

Asociaciones LGTB celebran la sanción de 20.001 € a una 'coach' que 'curaba' a homosexuales, la primera en España y "un hito de la igualdad social del colectivo".

Noticias relacionadas

Asociaciones LGTBI y Kifkif se han mostrado satisfechas tras la sanción, pionera en España, por parte de la Comunidad de Madrid a una persona que se dedicaba a tratar de corregir la homosexualidad mediante terapias no avaladas por ninguna institución médica.

La sanción es de 20.001 euros. Después de la emisión de un programa en Cuatro donde se mostraba cómo presuntamente la coach Elena Lorenzo 'curaba' a personas LGTB mediante terapias, la asociación Arcópoli inició una investigación y presentó todos los contenidos de la web elenalorenzo.com como pruebas de sus terapias en una denuncia en agosto de 2016, siendo la primera denuncia ante la Consejería de Política Social y Familia que se interponía por la Ley LGTB regional. En concreto le acusaron de vulnerar el artículo 70.4 de la Ley contra la LGTBfobia.

Arcópoli ha señalado que durante estos tres años les han ido llegando casos de anuncios que presuntamente realizaba esta 'coach' para ofrecer servicios en la red social Grindr e incluso que cambiaba de lugar de residencia a Toledo, donde no hay una ley de estas características. Muchas personas se pusieron en contacto con la asociación indignadas de estos anuncios que ofrecían los servicios de Elena Lorenzo.

"Sanción pionera"

En abril de 2019 la Comunidad de Madrid inició el expediente sancionador contra Elena Lorenzo y hoy el vicepresidente regional Ignacio Aguado ha anunciado la multa de 20.001 euros. "Pese a ser la mínima cantidad para las sanciones muy graves, es una sanción histórica y pionera ya que nunca antes en España se había interpuesto una multa por las terapias de curación a las personas LGTB", ha señalado Arcópoli.

El director del Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia, Rubén López, considera que estas terapias de curación "son una práctica aberrante que pueden ser consideradas torturas psicológicas y que pueden llegar a inducir al suicidio a las personas que asisten con la esperanza de 'volverse heteros'". "Son impropias del siglo XXI en España y es vergonzante que partidos políticos como Vox estén a favor de que existan", ha dicho.

En la actualidad, Arcópoli tiene presentadas otras dos denuncias por terapias de curación, al Obispado de Alcalá y a la web www.esposiblelaesperanza.com, y ofrece a cualquier persona que tenga "conocimiento de alguien que haya asistido a terapias o que pueda proporcionar datos sobre estas terapias" contactar con Arcópoli.

Kifkif: "Un hito histórico"

Por otra parte, la asociación Kifkif ha celebrado también este martes que el Gobierno de la Comunidad de Madrid haya impuesto la primera sanción por infracción muy grave contemplada en la Ley de protección LGTBI. "Es la primera de este tipo en toda España, todo un hito histórico de la igualdad social de nuestro colectivo", han señalado.

En este sentido, la asociación recuerda que la homosexualidad "no es un trastorno psicológico, por lo que no está justificada una intervención de tipo psicológico", además de que "no existe evidencia científica que avale que se pueda cambiar de orientación sexual". Por contra, los expertos aconsejan no ayudar a cambiar la orientación sexual, sino "apoyarle para que logre aceptar y desarrollar su sexualidad".

En esta línea, para Kifkif "este tipo de terapias son otra forma de fomentar LGTBIfobia, más indirecta y sutil, en la que se refugia un sector ultraconservador que se niega a aceptar la diversidad, y que denuncia un pretendido 'estilo de vida gay' que provoca presunta infelicidad. Pero tras esta máscara de compasión se oculta el mismo odio de siempre contra los homosexuales".

La organización muestra igualmente su satisfacción de que se empiecen a aplicar las leyes LGTBI en la región, "cuya demora deja desprotegidas a todas las personas del colectivo frente a delitos como los hoy multados".