Pilar Goya, mujer de Rubalcaba, entre Ana Pastor y Pedro Sánchez.

Pilar Goya, mujer de Rubalcaba, entre Ana Pastor y Pedro Sánchez. Efe

España RUBALCABA

La emotiva carta de la mujer de Rubalcaba: gracias a sus alumnos, a la sanidad y a Sánchez

"Tenemos una excelente sanidad pública, algo que Alfredo siempre defendió", dice Pilar Goya, viuda de Rubalcaba. 

Noticias relacionadas

La estampa fue de las más emotivas. Los alumnos de Alfredo Pérez Rubalcaba, el hombre que lo fue casi todo en el PSOE y en la política institucional, desfilaron rotos de dolor ante su féretro en el salón de Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados. Dos días después, las cenizas de Rubalcaba, ex líder del PSOE, ex vicepresidente del Gobierno y exministro, reposan ya en el cementerio y su mujer, Pilar Goya, ha escrito una carta de agradecimiento. 

En ella se agradece en primer lugar a los médicos que atendieron a Rubalcaba desde que el miércoles sufriera un ictus. "El personal nos atendió en todo momento con profesionalidad y delicadeza. Con su ejemplar comportamiento demostraron que tenemos una excelente sanidad pública, algo que Alfredo siempre defendió", según ella. 

También tiene un recuerdo para el PSOE, la otra familia de Rubalcaba, y para Pedro Sánchez, su secretario general y presidente del Gobierno, a pesar del abismo que los separaba por la gestión del partido y unos últimos años muy convulsos. 

GRACIAS

Quiero dar las gracias, en mi nombre y en el de los familiares y amigos de Alfredo Pérez Rubalcaba, a todas las personas e instituciones que en los difíciles momentos que hemos atravesado nos han mostrado su apoyo, respeto y su afecto.

Gracias, en primer lugar, al Hospital Puerta de Hierro de Madrid, cuyo personal nos atendió en todo momento con profesionalidad y delicadeza. Con su ejemplar comportamiento demostraron que tenemos una excelente sanidad pública, algo que Alfredo siempre defendió.

Gracias a los profesionales de los medios de comunicación, que cubrieron la noticia desde el ingreso de Alfredo en el hospital. Hicieron su trabajo de una manera admirable y absolutamente respetuosa.

Gracias al Congreso de los diputados, a su Mesa, que decidió por unanimidad acoger la capilla ardiente, y, de manera muy especial, a su Presidenta, Ana Pastor. Siempre le estaremos agradecidos por el cariño y la generosidad con que nos ha tratado.

Sólo tengo palabras de agradecimiento para la Casa Real, para Sus Majestades los Reyes, Don Felipe y Doña Letizia, así como para Don Juan Carlos, Doña Sofía y la Infanta Elena. El afecto que nos transmitieron va mucho más allá del respeto institucional.

Alfredo tuvo dos familias. Su familia socialista, desde su Secretario General y Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hasta los militantes de base que se acercaron a la capilla ardiente, nos han arropado con su afecto y su solidaridad. El día que se despidió de la política activa, Alfredo dijo que el PSOE no le debía nada, que él se lo debía todo al PSOE. El último respaldo que la familia socialista le demostró a su compañero de tantos años fue un precioso regalo.

Y, sobre todo, gracias a la gente; a las miles de personas, entre las que había muchos de sus alumnos y alumnas, que esperaron horas para despedirse de Alfredo en el Congreso, y a quienes desde todos los lugares han manifestado su pesar. A esa maravillosa gente que, al margen de las convicciones, nos han hecho sentir su respeto y su cariño. 

Muchas gracias de todo corazón.