El papa Francisco, antes de subirse al avión papal rumbo a Rabat.

El papa Francisco, antes de subirse al avión papal rumbo a Rabat. Reuters

España

Rocío Monasterio enfada a simpatizantes de Vox por su tuit contra el Papa

La portavoz del partido arremete contra el pontífice por su discurso contra los muros y decenas de seguidores de Abascal le muestran su disgusto.

Las consignas de Santiago Abascal y su equipo no habían encontrado oposición entre sus seguidores hasta el momento, a pesar de tocar temas delicados como la homofobia, la xenofobia y la cadena perpetua. Sin embargo, ha sido el Papa Francisco quien ha provocado el cisma en la formación entre los partidarios de levantar un muro en Ceuta y Melilla, como pretende Abascal, y los defensores de "tender puentes", como defiende Bergoglio.

El pontífice fue tajante al declarar en Salvados que "el que levanta un muro termina prisionero del muro que levantó" y la presidenta de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, acudió a su cuenta de Twitter para censurar este posicionamiento, totalmente antagónico a la propuesta de Abascal. "Los muros del Vaticano", escribe Monasterio junto a una fotografía que muestra unos exteriores inexpugnables de la ciudad que alberga la Santa Sede.

Tras el escueto mensaje de Monasterio y la gran cantidad de mensajes a favor y en contra de las palabras de Bergoglio, un usuario no puede negar su estupor: "¿Alguien me explica qué quiere decir Rocío Monasterio en este tuit?", se pregunta. "Pues que por mucho que queramos practicar el buenismo progre, los muros existen hasta en el Vaticano y es una realidad de la que ningún país puede escapar", responde otro seguidor de Monasterio.

Sin embargo, la explicación no es suficiente y la batalla se desata entre partidarios y detractores a lo largo de cerca de 300 mensajes que tiene la publicación. "Metedura de pata", "falsedad" o "demagogia" son algunos de los mensajes que escriben los seguidores católicos, a los que otros responden que "no tienen que estar de acuerdo con todo lo que dice el Papa". Sea como sea, los defensores del pontífice son mayoría y explican sus argumentos. "Como propiedad privada tiene muros. Igual que tu casa y que la mía", expresa un usuario.

Muchos seguidores de Monasterio destacan que el muro que muestra en su tuit corresponde al Museo del Vaticano y no impide la entrada a la plaza de San Pedro. "Después de un rato haciendo cola conseguí mi entrada para cruzar ese muro y acceder a la Capilla Sixtina", explica una usuaria y otra seguidora le replica a Monasterio que "por ahí se llega al museo Vaticano, para llegar a San Pedro se va por otro lado". "Es la entrada a los museos y sí, está protegida. Yo no tuve ningún problema para entrar", manifiesta otro tuitero.

Están también los que consideran "simplista" este mensaje, ya que solo muestra una de las fachadas del Vaticano. La Ciudad del Vaticano constituye un Estado independiente enclavado en el centro de Roma y no cuenta con fronteras ni limitaciones de entrada en el territorio, como recuerdan otros seguidores: "Si sacas la Plaza de San Pedro no verás mucho muro y es frontera". "Hola, vivo a 15 minutos del Vaticano y he ido las veces que me ha dado la gana. Las zonas de entrada a la ciudad no tienen puertas, no tienen vallas, no tienen siquiera controles policiales. Puedes ir cuando quieras a la hora que quieras", demuestra un residente junto a una fotografía de la plaza.

Los hay que incluso censuran las palabras y las formas de Monasterio y las equiparan a las de la izquierda: "Atacar al Papa por unas declaraciones, ir contra nuestra Iglesia... Esto es de Podemos", le espeta un usuario de la red social. "Vox debería respetar los sentimientos religiosos de muchos católicos que creemos que el Papa Francisco es el Vicario de Cristo en la Tierra", reivindica otro.

Otra seguidora de la formación les ha aconsejado que "no empiecen a cagarla" y ha amenazado con retirarles el apoyo tras ver el "doloroso" tuit: "No empecéis a cagarla, que os seguimos muchos católicos, apostólicos, romanos que os podemos dejar de seguir en un plis y os quedáis con las ganas, así que respeto".

Pero no todas las críticas han ido a parar a la número tres de Vox, ya que detractores del Papa Francisco se han referido a él como "rojo", "desquiciado", "demagogo" o "sectario populista".