El papa Francisco, antes de subirse al avión papal rumbo a Rabat.

El papa Francisco, antes de subirse al avión papal rumbo a Rabat. Reuters

España VATICANO

El Papa Francisco dice que le gustaría ir a España "cuando haya paz"

El Sumo Pontífice ha respondido así a las preguntas de periodistas españoles, negándose a aclarar a qué se refería con su declaración.

Noticias relacionadas

 El papa Francisco ha dicho este sábado que "le gustaría" ir a España, aunque puntualizó que lo hará "cuando haya paz", sin explicar a que se refería con esa expresión.

Francisco respondió así a preguntas de los periodistas españoles que viajaron con él a Marruecos a bordo del avión papal desde Roma, quienes le pidieron que concretara sus palabras y, en tono de broma, dijo que él habla "de manera críptica"

Durante el trayecto, una periodista española le entregó una carta en nombre de varios presos encarcelados en Castellón que le pedían que los visitara. El papa argentino señaló al recibir la misiva que "le gustaría" ir a España y mandó un saludo a toda la población carcelaria del país.

En los desplazamientos del Pontífice es tradición que remita telegramas a los jefes de Estado de los países que sobrevuela hasta llegar a su destino. En esta ocasión, ha enviado uno al Rey Felipe VI: "Al entrar en el espacio aéreo de España en mi viaje a Marruecos, extiendo saludos cordiales a su majestad, a los miembros de la familia real y al pueblo de España. Invoco divinas bendiciones para todos, solicitando a Dios que otorgue a la nación el regalo del bienestar y la paz", reza la misiva.

El papa explica por qué prefiere que los fieles no le besen la mano

A Francisco también se le preguntó sobre la valla construida en Ceuta y Melilla para frenar la inmigración que llega desde Marruecos y el uso de las concertinas en ellas.  Ante este pregunta, el papa agachó la cabeza y afirmó: "es muy duro, es muy duro".

También se le volvió a preguntar sobre la posibilidad de un viaje a Argentina, y Jorge Bergoglio se limitó a decir: "veremos si puedo ir pronto". El pontífice también habló de sus intentos de que los feligreses no le besen el anillo y explicó que lo hace "por los fieles" y no "por él" porque al final del besamanos tiene la mano "totalmente mojada" y esto puede ser un problema de difusión de gérmenes.